Discriminados

Papantla, Ver.- Vuelos milenarios, reconocimientos internacionales, una danza intangible que se agiganta con el paso del tiempo y una tradición incomparable, no son suficientes para que decenas de Voladores de Papantla tengan un salario digno, así como otro tipo de prestaciones laborales.
Al respecto, Eulalio Valencia Bautista, Volador que lleva casi 3 décadas deslizándose por los aires papantecos, neoyorquinos y alemanes, dijo que la situación que viven actualmente es una de las más difíciles en años porque no tienen ningún tipo de apoyo gubernamental, el cual se queda lejos de las buenas intenciones.

Indicó que una de las mejores épocas es Semana Santa porque arriban turistas de todos lados y quienes reconocen su legado, pero aun así a la hora de dejar sus apoyos no son suficientes porque están por debajo de las necesidades de los casi 100 voladores que danzan sobre la explanada de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.
Comentó que en más de una ocasión han visitado a las autoridades de gobierno y municipales, sin embargo no les han tendido la mano. “Queremos que nos apoyen en todo lo que nos hace falta porque tenemos familias, gastos y demás”.

Es importante mencionar que la vestimenta de los danzantes papantecos se cotiza entre los siete y ocho mil pesos, además de todo lo que ocupan como lo es el pintado del palo, el cuadro de madera que se ubica en lo más alto, que juntos ascienden a los tres mil o cuatro mil pesos.
Por tal motivo, en temporada alta, como lo es Semana Santa, los Voladores tienen que vender productos como tambores, flautas y otro tipo de productos para mitigar la situación económica; estos accesorios los compran en el mercado negro y luego los venden a precios medianamente económicos.

Otra de las formas de ingresos de los Voladores de Papantla, al menos en la ciudad, es ofertar vuelos especiales a grupos de turistas que pueden ir de los mil a los tres mil pesos, pero esto depende de la cartera de los visitantes
Eulalio comentó que es importante el apoyo de las autoridades competentes, porque no siempre van a vivir de la caridad, inclusive a veces ni eso tienen para llevar el sustento a sus hogares.

 

LA DISCRIMINACIÓN
AVANZA MUY APRISA

Los Voladores de Papantla son discriminados por su color de piel, por su condición económica, por su forma de hablar, por vestir del blanco puro o por esos trajes tan costosos y dignos como cualquier otro diseñador extranjero.
El 29 de octubre del 2014 en el restaurante Los Naranjos, del hotel Novotel, en la ciudad de Poza Rica, un letrero indicaba que la entrada estaba prohibida a los Voladores de Papantla, esto causó polémica en las redes sociales y un gran descontento social.

Posteriormente, este hotel emitió un comunicado donde se disculpaba, además dijo sentirse orgulloso de la tradición y que se trataba de un error de redacción, sin embargo, el cartel estuvo pegado y la condena pública fue mayor.
Pero el colmo fue el de un café de Papantla, llamado Bartolo, el cual negó la entrada a un Volador, sin embargo, como ocurrió con el Novotel, emitió un comunicado donde aseguraba que todo había sido una confusión, pero en ningún momento lo negó.

Los hechos se dieron el pasado 17 de septiembre y mediante el Facebook, una de las redes sociales más cotizadas del mundo, la publicación de un supuesto acto de discriminación en contra de un Volador de esta ciudad se compartió más de 250 veces.
De acuerdo a la denuncia ciudadana, el acto de xenofobia se presentó en el céntrico restaurante Bartolo, cuando supuestamente un Volador entró a pedir cooperación voluntaria entre los comensales, pero uno de los meseros le dijo que se retirara y que no podía estar ahí.

Este hecho fue presenciado por el usuario Gerardo C. Pérez, quien subió el hecho que presenció a las redes sociales. En este caso, explicó que el danzante entró al lugar y pidió apoyo, cuando de repente un mesero le afirmó que la entrada estaba prohibida para ambulantes y danzantes, por lo que lo sacaron de inmediato.
A su vez, en Puebla un funcionario de la SEP emitió un mensaje en el mes de febrero de este año, en Instagram, donde pedía hacer patria y matar a un Volador, porque solo vivían de nuestros impuestos y eran chupasangre.

Este ignorante, quien responde al nombre de Roberto Carlos Vega Monroy, fue cesado de su cargo, además no tiene nada de conocimiento acerca de lo que ocurre con los Voladores en esta región.
Esos son los casos más sonados y recientes, los Voladores de Papantla no tienen el apoyo necesario, son ignorados, los olvidan. Solo los utilizan. Gobiernos van, gobiernos vienen y ellos siguen en las mismas, no tienen apoyo, salarios, solo unos cuantos.

EL TATA

Mientras tanto, Gerardo Cruz Espinoza, quien es presidente del Consejo Supremo Totonaca, rechazó categóricamente estas discriminaciones y dijo que es necesario que las autoridades tomen cartas en el asunto, si bien son declaraciones las cuales se dieron en diferentes momentos, dañan la imagen de los Voladores, de Papantla, de la Cultura Totonaca, la Milenaria, la del Orgullo.

Reconoció que existen diversas agrupaciones de Voladores en la región, la gran mayoría de danzantes no cuenta con seguro de vida y salario, entre otras prestaciones, por lo que de manera voluntaria llevan a cabo esta danza a varios metros de altura a fin de poder obtener unas cuantas monedas para llevar el sustento a sus hogares.
Dijo que en el parque temático Takilhsukut existe una agrupación conformada por al menos 400 danzantes, los cuales sí cuentan con un ingreso, esto gracias a los logros obtenidos a través de las gestiones ante el gobierno estatal, aunque son miles de Voladores en la región que no reciben ningún tipo de apoyo.

EL CONSEJO ESTATAL DE
VOLADORES QUE NO LLEGA

Los Voladores, como cualquier otro gremio, continúan su lucha por conformar el Consejo Estatal de Voladores, el cual les daría garantías laborales y sociales, sin embargo, a pesar de que han tocado puertas, visitado a distintas autoridades de las 3 instancias de gobierno, no han logrado su cometido.
“Hemos acudido al Gobierno del Estado, a efecto de que se pueda conformar el Consejo Estatal de Voladores, esto con la finalidad de que los danzantes puedan contar con apoyos y con beneficios, ya que enfrentan diversas carencias”, afirmó Narciso Hernández Jiménez, presidente del Consejo para la Protección y Salvaguarda de la Danza Ritual de los Voladores, quien lamentó la falta de apoyos a los embajadores de la cultura totonaca.

Asimismo, dio a conocer que viajan de manera constante a la capital del estado para gestionar y lograr destrabar los proyectos que se encuentran pendientes para que aterricen los apoyos que tanto necesitan los danzantes y que llevan años esperando; “pues no hemos encontrado respuesta”.
En este sentido, reconoció que viven una difícil situación, pues “también somos alcanzados por la crisis”; ya que para algunos esa es su única forma de vida, de obtener ingresos para sostener a sus familias.

Algunos de estos grupos de danzantes se encuentran trabajando en el Centro de las Artes Indígenas, en el Parque Temático Takilhsukut.
En dicho lugar tienen algunas contrataciones para la presentación del reconocido ritual de los Voladores en diversas partes del mundo, que afortunadamente gozan de demanda nacional e internacional, pero no es suficiente porque en su lugar de origen no son apoyados como se lo merecen.

 

Por Ángel Scagno Castillo

Comments

comments