¡Destrucción en arrecifes!

En los últimos años, el sistema Arrecifal Lobos-Tuxpan ha sufrido severos daños como resultado del encallamiento de barcos mercantes y buques petroleros. El Gobierno Federal ha cobrado millonarias sumas a las empresas navieras responsables, pero poco ha hecho para resarcir el ecosistema dañado.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) informó que el buque Antares provocó un severo daño en 4,275.7 metros cuadrados a la estructura del Área de Protección de Flora y Fauna Sistema Arrecifal Lobos-Tuxpan, como resultado de su encallamiento, el 14 de agosto de 2017.

La misma dependencia fijó fianza de 210.6 millones de pesos a la empresa propietaria del barco. Esta fianza fue establecida tomando como referencia el “Valor de Restauración Estándar”, definido para el Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), a razón de 2,861 dólares americanos (USDA) por metro cuadrado.

El 14 de julio de 2014, el barco de Corea del Norte Mu Du Bong encalló en el Arrecife Tuxpan, provocando daños a 3,662 metros cuadrados, incluyendo 250 colonias de corales, de 8 especies. Los funcionarios de PROFEPA solicitaron a los coreanos una fianza de poco más de 10 millones de pesos para garantizar la reparación del sitio afectado.

Un año después, en su informe de labores 2014, la PROFEPA informó que “los costos estimados para la reparación del daño ascendieron a 4.7 millones de pesos, además de sancionar con una multa de 500 mil pesos”.

En el 2004, la embarcación Paula Kay, de la empresa Oceanografía, causó daños al Arrecife En Medio y en un segundo accidente el mismo barco dañó el arrecife Bajos de Tuxpan.

De igual forma, el barco liberiano Chemstrams Alters dañó el Arrecife En Medio y el tanquero Nuevo Pemex I también causó estragos al mismo arrecife.

Las zonas arrecifales ubicadas frente a las costas de Tamiahua y Tuxpan han sido las más dañadas en los últimos años por la negligencia de los capitanes de embarcaciones. El arrecife Tuxpan es el que ha sufrido los impactos más severos, pues en tan solo dos hechos perdió más de media hectárea.

Las millonarias cantidades que cobró el gobierno federal a las empresas dueñas de los barcos no se invirtieron en esta zona, por lo que estos accidentes están siendo un negocio para la burocracia.

Comments

comments