¿Descendientes de la nobleza mexica?

Compartir en:

Claro que los hay aunque su apariencia diga lo contrario. A partir de 1857, en el artículo 12 de la Constitución Nacional, México dejó de reconocer cualquier clase de título nobiliario, lo que fue confirmado por la Constitución de 1917, incluso con mayores restricciones, siendo aquél uno de los artículos que nunca ha sido modificado.

Es verdad que casi todas las familias pertenecientes a la nobleza nativa permanecieron en el actual territorio mexicano, pero aquellos de origen novohispano, que tenían vínculos aún con España, tuvieron que emigrar para que sus títulos siguieran siendo reconocidos y así continuar con su dinastía que, por cierto, han mantenido vigente hasta nuestros días.

Aquellos que descendieron de Moctezuma se dividieron en dos dinastías, la que prosperó en México y la que regresó a España. Como representantes de los primeros tenemos a los Fernández de Lima y a los Moctezuma Barragán, quienes mantienen, con respeto, vivo el recuerdo de su antepasado aquí en México.

En España están los Condes de Miravalle, quienes descienden directamente de la princesa Isabel Tecuichpo, la hija preferida de Moctezuma. Es a estos últimos a quienes el gobierno mexicano les pagó, hasta 1934, una renta anual de 1480 gramos de oro.

TUUL

error: Content is protected !!