Delfines atraen turismo

En el año 2000, personal de un parque acuático privado de Cancún, llegó a las costas de Tamiahua y capturó delfines, que más tarde trasladó a aquel centro turístico. Fue hasta ese momento cuando se supo que en las costas de este municipio habitaba una gran colonia de delfines nariz de botella o toninas.

Frente a Barra de Corazones se concentra el mayor número de ejemplares, aunque se les puede ver mucho más al norte. Basta recordar que en San Jerónimo, un delfín amistoso con los turistas representó, por años, una gran atracción para esa zona.

Estudios realizados por investigadores del Instituto de Neuroetología de la UV y del Laboratorio de Mamíferos Marinos, de la Facultad de Ciencias Biológicas y Agropecuarias, de la UV-Tuxpan, han documentado las poblaciones de delfines en el norte de Veracruz, llegando a la conclusión de que el mayor número de ejemplares radica frente a las costas de Tamiahua.

Al estudiar la “Distribución y ámbito hogareño de toninas (Tursiops truncatus) en Veracruz, los investigadores Martínez Serrano, A. Serrano, G Heckel y Schramm, consideraron que las poblaciones de delfines de Tamiahua y Tuxpan forman una sola comunidad residente.

Este estudio muestra que la región Nautla–Tamiahua es un hábitat importante para el delfín tursiops truncatus y provee la primera estimación de distribución, fidelidad al sitio y uso de hábitat en aguas mexicanas del Golfo de México, específicamente en Veracruz.

Ibiza Martínez Serrano, quien estudió las poblaciones de delfines como parte de un trabajo doctoral, expuso que Tamiahua es una especie de guardería de delfines porque sus aguas calmadas son ideales para que los más jóvenes aprendan a respirar, buscar alimento y socializar.

En los últimos años han aparecido un número considerable de delfines muertos en la costa de Tamiahua y Tuxpan, muchos ejemplares murieron ahogados al quedar atrapados en redes de pesca.

Sin bien, los delfines suelen llevar una amónica relación con los pescadores, este equilibrio se rompe cuando ambos se disputan los bancos de peces.

Ante la caída de la producción pesquera, los delfines podrían ser la salvación de las familias de Tamiahua, ya que el turismo adora convivir con ellos y esto podría detonar una industria bastante lucrativa. Pero para ello la comunidad pesquera debe protegerlos.

Comments

comments