De concesionarios a empleados de Gobierno

¡Comparte esta nota!

Poza Rica, Ver.- Más de 300 concesionarios de centros y verificentros del estado manifiestan su descontento con la aprobación a las modificaciones al Código Financiero y Código de Derechos del Estado de Veracruz para que sea la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) quien se encargue del cobro de verificación vehicular, por lo que esperan antes de que sea publicado en la Gaceta Oficial del Estado lleguen a un acuerdo para evitar volverse unos empleados de Gobierno.

Consideran que de hacer el cambio los despojarían de su lugar de trabajo, puesto que se trata de una medida meramente recaudatoria, manifestó Héctor Manuel Fernández, técnico verificador del establecimiento No Smooth de Poza Rica.

«Con estas nuevas acciones pasaremos a ser empleados de Gobierno, lamentablemente toda la infraestructura la pusimos nosotros, nos dijeron que en un tiempo determinado nos redituarían el dinero de la inversión, aproximadamente 48 mil pesos», comentan.

De aprobarse esta idea, el Gobierno otorgaría a los concesionarios 120 pesos por el servicio, lo que representa un duro golpe económico para los concesionarios del Estado, lamentable ya que solo quiere pagar una mínima cantidad, de los 365.20 pesos que se cobra por la verificación desde hace 5 años.

Explicó que tendrían que realizar hasta 50 verificaciones diarias para poder obtener los ingresos, para cubrir los gastos mensuales que tienen que pagar; como rentas mayores a 15 mil pesos, aunado a las nóminas, seguros, servicios básicos, así como gastos para los prestadores de servicios.

«Algunos compañeros pagan renta, costos de actualización, un dinamómetro está en 3 mil, 25 mil pesos de refrendo anual para poder continuar activos, es mucho el dinero para cosa de nada», refieren.

Los usuarios también se verían perjudicados, agregó, ya que todos los pagos serían en Hacienda del Estado, así como en farmacias y tiendas de conveniencia, con un costo extra, así como multas y recargos de manera forzada al pagarle, un monto mayor al ya asignado, ante esta nueva norma.

En la ciudad se verán afectados 20 centros de verificación, y dos verificentros, así como los dos ubicados en el municipio de Tihuatlán, uno en Coatzintla y Álamo, así como dos en el municipio de Papantla, todos tendrán que adaptarse a las normas, que afectarán a los usuarios que anualmente les brindan el servicio.
Foto Rafael Rodríguez

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!