Cruz Azul tiene goleador regreso al Azteca

Tarde redonda para Cruz Azul en su retorno al Estadio Azteca. Después de una primera parte que parecía seguir en la misma línea de torneos anteriores, La Máquina mejoró en la segunda mitad y goleó 3-0 al Puebla.

Los goles celestes cayeron en los últimos 13 minutos de partido y fueron obra de Andrés Rentería (81’), Milton Caraglio (92’) desde el manchón penal y Elías Hernández (94’).

Los pupilos de Pedro Caixinha lo intentaron en la primera parte con comibaciones entre Roberto Alvarado y Elías Hernández. Las bandas fueron su principal opción.

Al minuto 24 del tiempo corrido, el mediocampista camotero, Omar Fernández, tuvo que abandonar el partido por lesión y Christian Tabó lo sustituyó.

Minutos antes de concluir la primera mitad, Gerardo Flores desaprovechó la oportunidad de abrir el marcador para el equipo celeste en un tiro de esquina.

Las dudas de torneos anteriores parecían hacerse presentes, pero el escenario invitaba a pensar diferente. Así salieron los cementeros en la segunda parte.

La insistencia celeste la apagó el portero del Puebla, Nicolás Vikonis, que se convirtió en la figura del encuentro al atajar un cabezazo de Milton Caraglio y un remate del español Edgar Méndez.

El dominio celeste fue abrumador en los minutos posteriores. Pero el gol no llegaba.

Fue hasta el minuto 82′ cuando Andrés Rentería, que entró de cambio, anotó el primer gol del partido, con un remata de cabeza a servicio de Elías Hernández en pelota parada.

Los minutos siguientes harían explotar al Azteca.

En tiempo cumplido, al 90′, el silbante marcó un penal a favor de La Máquina. Milton Caraglio puso el 2-0 con cobro colovado, imposible para Vikonis que adivinó.

Dos minutos después, Elías Hernández marcó el tercero después de una jugada en conjunto. El derechazo techó al portero y se clavó en el ángulo contrario.

El Estadio Azteca invita a pensar en un futuro diferente para Cruz Azul. El equipo, de jugar como en la segunda parte, puede ir en sintonía y no desentonar con la que ahora es su casa.

ADRENALINA

Comments

comments