Convence trabajo de Gus Van Sant en la película “No te preocupas, no irá lejos caminando”

BERLÍN, Alemania.- Cabría esperanza de que el nivel de las películas en competición,a estrenarse durante los últimos cuatrosdías del certamen, se mejore al juzgar por la presentación el día de hoy de No te preocupas, no irá lejos caminando, el convincente y emotivo retrato del conocido dibujante norteamericano John Callahan realizado por el oscareado y multilaureado realizador norteamericano Gus Van Sant quien de esta manera se repone del fracaso de su penúltima película El mar de los árboles presentado en Cannes 2015.

Joaquin Phoenix, aquí presente en el tapete rojo para gran satisfacción de sus fans, resulta excelente en el papel de un alcohólico, quien lucha por redimirse y se convierte, de paso, en un talentoso dibujante. Tenemos sin duda aquí a un serio candidato al premio de actuación.

ENTRE EL DRAMA Y EL SENSACIONALISMO

Por otro lado Erik Poppe, quizás el veterano del pujante movimiento actual del cine noruego, regresa por tercera vez a la Berlinale (La decisión del rey, 2016) en esta ocasión con Utoya 22 de Julio, la reconstrucción en ficción de la masacre de 69 jóvenes en un campamento de verano en la isla noruega de Utoya, que ocurrió en julio de 2011.

El acto, perpetrado por un fanático de extrema derecha esta narrado en un único plano secuencia que adopta la visión de una adolescente miembro del campamento. A raíz de tremendo hecho real, la narración tiene una innegable fuerza dramática. A la vez, este procedimiento de plano secuencia, donde los hechos reales se despliegan en orden cronológico, crea en el espectador la sensación de convertirse en un testigo casi sádico-mirón de la sucesiónde las matanzas que se vuelve aun más agobiantes por el hecho que se sienten y se oyen, pero querara vez se ven. En resumen, la película está marcada por la ambigüedad y el arriesgado equilibrio entre su temática trágica y su narrativa, que roza a la larga un cierto grado de sensacionalismo.

CORRECTAMENTE ARMADA PERO…

Del resto de las películas en competición la alemana 4 días en Quiberon, la segunda de las cuatro compitiendo por el país anfitrión, (algo inusitado en tiempos recientes de la Berlinale) trata de un periodo de vida del icono del cine alemán y francés, la actriz Romy Schneider,quien en los años setenta se instaló en Francia en su intento de interpretar papeles interesantes y deshacerse de la imagen con la que la identificaba el público y la prensa alemana, aquella de la emperadora Sissy, en la conocida serie de películas sobre este personaje austriaco.

Dirigida por la alemana/franco/iraní Amily Atef, la película está correctamente armada, pero no logra ganar la adhesión del cinéfilo espectador.

SE QUEDÓ CORTA

Decepcionante resultó otra película encompetición, Puerco del iraní Mani Hahgighi, que era esperada con interés a raíz del éxito que tuvo aquí mismo, en 2016, con La llegada del dragón, una inventiva y pujante sátira socio-política igualmente presentada en competición.

Me temo que esta vez la “receta” no cuajó. La historia de un director de cine que sufre de la censura de sus filmesen Irán, tratada en tono de comedia satírica, no convence, además de contener secuencias que rozan el mal gusto…

EL HOMENAJE

Balance del día más bien desigual, mientras que por otro lado, resaltó el homenaje al buen actor norteamericano Willem Dafoe, a quien fue entregado un Oso de Oro honorífico por su carrera, acompañado de la presentación de 10 de sus películas más significativas, escogidas entre las mas de 100 con las que cuenta en su filmografía.

ElSolDeMexico

Comments

comments