CON-CIENCIA

¡Comparte esta nota!

LA NECESIDAD DE COMPLACER A LOS DEMAS

-Puede ser un trastorno que estés padeciendo-

POR: GABRIEL DEL ANGEL

(DESARROLLADOR HUMANO)

El tratar de agradar a los demás es una conducta totalmente normal, ser aceptado en la sociedad y visto “con buenos ojos” por quienes te rodean es algo meramente normal, pues recordemos que el cerebro es un órgano social el cual no puede vivir aislado, necesita la convivencia con otros pues esto le ayuda a retroalimentarse, sin embargo existe un patrón de conducta que se distingue de lo anteriormente expuesto, esto es la complacencia, la cual también tiene sus límites, pues ser complaciente no es malo, lo malo está en caer en la necesidad de serlo, esto es, tratar de ser agradable a todo mundo  sacrificando tu propio bienestar, no saber decir no, sentir que si dices que no puedes ser rechazado, censurado o criticado por la o las otras personas.

Tratar de complacer siempre al otro como si fuera una obligación  puede ser una trampa que se convierte en una necesidad. Si eres una persona complaciente, que al mismo tiempo quieres agradar a los demás, das u otorgas lo mejor de ti para evitar conflictos o rechazo y al mismo tiempo para recibir algo a cambio o el mismo trato, entonces tienes un trastorno de la personalidad.

Déjame decirte que tú también necesitas y mereces comprensión, amor, apoyo y ser visto y complacido en ciertas cosas o momentos de tu vida, lo único es que no te atreves a pedirlo. Un síntoma claro  del exceso de la complacencia es cuando ves que das demasiado sin recibir nada a cambio, sufres y empiezas a culpar a otros de tu malestar, por lo que es importante que revises desde donde haces las cosas “por el otro (a)”.

Si ers de las personas que no son capaces de decir no, siempre estás dispuesto ayudar y complacer a los demás. Eres esa persona a la que siempre suelen pedirle ayuda  y favores,  que aceptas llevar a tu cargo un peso familiar, social o laboral que realmente no te corresponde. Todo esto en apariencia pudiera parecer positivo, algo deseable en cualquier ser humano,     sin embargo en el fondo estas actitudes son poco saludables psicológicamente.

El tiempo de tu vida, planes y todos tus cuidados giran en torno a los demás, ya sean familiares, pareja, amigos, jefe y hacia cualquier persona o causa que requiera de tu  atención.

Si en tu interior piensas que puedes fallar a los demás y ser rechazado e incluso manejar el sentido de culpa por haber fallado o dicho que no a determinada petición, tendrías que reflexionar y darte cuenta que cada uno de los seres que te rodean, tiene sus propias responsabilidades, así como que puedes ofrecer tu ayuda (no siempre) pero no cargar con el peso o la responsabilidad del otro, pues si sigues por este camino de la complacencia será una prisión en la que tu solo te has encerrado y encontrar la llave para salir de dicha prisión podría costarte más trabajo conforme el tiempo avanza.

Existen ciertos riesgos como en todas las cosas, cuando eres demasiado complaciente con los demás y tú mismo decides pasar a segundo término de importancia en tu propia vida, por tal de ver contentos y satisfechos a los demás a costa de tu propia felicidad, Estos pueden ser los siguientes:

-Al ser una persona extremadamente complaciente tratas por todos los medios de no decepcionar a los demás.

-Tu vida, planes y deseos pasan a un segundo plano ante las necesidades de quienes te rodean  o alguna cusa.

-Te sientes con ansiedad o culpabilidad ante la idea de fallar  o no hacer todo lo que puedes por los demás.

-Sientes una extrema compasión por las demás personas.

-Te sientes valioso siendo el soporte o apoyo de otros.

Ahora bien si te identificas con lo anterior te tengo noticias, es algo que tiene solución, por lo que te comparto algunas recomendaciones que pueden ser de gran ayuda en dicho padecimiento:

-Primero que nada tendrías que empezar por reconocer que tienes un problema al ser demasiado complaciente, algo  que confundiste al pensar que eras una buena persona , una vez aceptado puedes recurrir con un especialista o terapeuta a que te ayude a descubrir el origen de tu conducta.

-Durante el tiempo que lleves tu terapia es importante que aprendas a decir no, esto te ayudara a poner límites y fortalecerá tus relaciones interpersonales.

-Debes eliminar tu temor a ser rechazado, recuerda que no siempre podrás agradarles a todos, sin olvidar aquel dicho de que “no eres monedita de oro”.

-Recurre y pide ayuda cuando te sientas solo, busca aquellas personas que nunca te han pedido nada a cambio de su amistad o cariño, pues estas personas son sinceras  y pueden ser de gran ayuda en tu proceso de recuperación.

Por último, no olvides que el amor nunca puede ser un sacrificio o codependencia, sino más bien un sentimiento de paz en el que sientes que puedes apoyarte en alguien, no que  alguien siempre se apoye en ti. Sin olvidar que el amor nace de ti mismo, ese amor es el amor propio  y cuando lo adquieres es que lo compartes con los demás.

Finalmente te invito nos leas cada lunes en la página Web y de Facebook del Mejor Diario de La Zona Norte del Estado de Veracruz, La Opinión.

Con el mejor de mis deseos porque seas feliz, perfectamente saludable y libre de todo sufrimiento.

NAMASTE.

Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home2/laopinio/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home2/laopinio/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107