El capo que incriminó a Rafa Márquez y Julión Alvarez

Ciudad De México.- Raúl Flores Hernández, El Tío, fue detenido el 20 de julio pasado en el municipio de Zapopan, Jalisco, por elementos de la Agencia de Investigación Criminal de la Procuraduría General de la República (PGR) y es requerido por la Corte Federal de Columbia, Estados Unidos, por el delito de asociación delictuosa por distribuir toneladas de cocaína en esa nación, por lo que en los próximos días será extraditado.

Flores Hernández, quien actualmente está preso en el Reclusorio Sur, donde fue puesto a disposición del juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Federal en la Ciudad de México, señaló al futbolista Rafael Márquez y al cantante Julión Álvarez entre los 22 presuntos testaferros del supuesto narcotraficante, informó el gobierno federal.

El grupo señalado es acusado de haber blanqueado activos a través de la adquisición de empresas del ramo de los deportes, recreación, salud, rehabilitación, restaurantes y bares, propiedad de Flores.

Ayer, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a 22 personas y 43 empresas mexicanas por vínculos con el narcotráfico, entre ellos a Rafael Márquez y a Julión Álvarez, considerados “testaferros importantes” de un nuevo cártel detectado por las autoridades estadounidenses, liderado por Raúl Flores Hernández, quien habría estado operando desde hace más de 35 años en el país.

“Ambos hombres tienen una relación duradera con Flores Hernández y han actuado como socios testaferros de él y su organización narcotraficante, teniendo activos en su propiedad que eran de él”, aseguró el Tesoro de Estados Unidos en un comunicado.

Las autoridades no descartan realizar más aseguramientos a empresas que tienen nexos con El Tío.

Rafael Márquez declaró ayer de manera voluntaria en las oficinas centrales de la PGR, en la Ciudad de México, por más de cinco horas.

El Departamento del Tesoro definió al líder criminal Raúl Flores Hernández como un hombre de “bajo perfil”, independiente y de la talla de El Chapo, El Mayo y de El Mencho, lo que le permitió “amasar una gran fortuna —valorada en decenas o cientos de millones de dólares— y poder”, gracias al tráfico de “toneladas de cocaína”.

 

EL UNIVERSAL

Comments

comments