BREVES DEL DERECHO

¡Comparte esta nota!

Por Lic. Carlos Asdrubal Pantoja de la Cruz

RUBROS DE DISCRIMINACIÓN INTERSECCIONAL O MULTIPLE ¿Qué son? ¿Cómo se configuran?

En su artículo primero la reforma Constitucional de dos mil once, reconoció los derechos humanos que surgen a la luz de la firma de diversos tratados internacionales de los que México es parte, así como, la prohibición de rubros de discriminación directa e interseccional o múltiple.

Es decir, la citada reforma obliga a todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias y atribuciones, a promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado debe prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establece la ley y esto lo debe de hacer al emitir normas jurídicas, políticas públicas y decisiones jurisdiccionales.

Al mismo tiempo, prohíbe –a esas autoridades- a no discriminar a las personas por motivos de origen étnico o de nacionalidad, género, edad, discapacidad, condición social, condición de salud, religión, opinión, preferencia sexual, estado civil o cualquier otra causa o circunstancia que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades.

Lo anterior se traduce a que ninguna norma jurídica, política pública y decisiones judiciales o administrativas puede contener rubros de discriminación de los ya citados; siempre y cuando que con la inclusión de dichos rubros se produzca un menoscabo en los derechos y libertades de las personas o grupos históricamente desaventajados, exceptuándose aquellas leyes, políticas y resoluciones judiciales o administrativas que al emitirse o dictarse tiendan a remontar estos derechos.

Ahora bien, la discriminación directa se configura cuando a una persona o un grupo de personas se les distingue por un solo rubro prohibido de discriminación, mientras que la interseccional se configura cuando una persona o un grupo de personas se le distingue por varios rubros prohibidos de discriminación, veamos;

Para ejemplificar lo anterior, diré que las mujeres han sido un grupo históricamente desaventajado en materia política-electoral, en efecto, las mujeres en la Constitución Política de 1917 se les reconoce como ciudadanas sin que les reconozca su derecho al voto, luego de diversos movimientos de grupos feministas fue hasta el año de 1947 cuando se modificó la Constitución y se les reconoció su derecho a votar, sin embargo, eso no garantizo su acceso a las decisiones en la vida pública, pues si bien se les otorgo el derecho a ejercer el sufragio efectivo, también lo es, que no con ello se les garantizo las cuotas de genero para que ocuparan puestos de elección popular, siendo hasta la reforma del Código Federal de Procedimientos Electorales de dos mil dos y dos mil siete, cuando se incluyó por primera vez y se amplió la cuota mínima de genero del 30 al 40 por ciento para que las mujeres pudieran ocupar estos puestos contemplándolas en listas de representación proporcional efectivas y no relegadas a los peores lugares y con escasa probabilidad de triunfo, lo que tampoco fue equitativo por lo que las mujeres siguieron su lucha logrando que en la reforma electoral de 2013 que se estableció el principio de paridad efectiva que garantiza que la representación en el Congreso de la Unión tanto en la Cámara de Senadores, como en la de Diputados finalmente quedara distribuido equitativamente para hombres y mujeres al cincuenta por ciento para cada uno.

Como vimos en este ejemplo la norma jurídica fue de manera gradual y progresiva  quitando estos rubros de discriminación directa de género de la ley para que finalmente las mujeres lograran una paridad efectiva con el género masculino cuando menos en materia de participación  política electoral con equidad en la repartición en los puestos de elección popular, sin embargo,  aún falta mucho pues no basta que en la ley se distinga remontando derechos de las mujeres en general, pues también tendría que remontar derechos tomando en cuentas cada característica en específico de esas mujeres, pues no todas son iguales o tiene  las mismas condiciones, es decir, a mi juicio actualmente la ley sigue menoscabando derechos pues por omisión sigue conteniendo una discriminación interseccional o múltiple de cierto subgrupos de mujeres al no garantizarles la misma paridad efectiva, ya que no es lo mismo ser una mujer blanca, que una mujer indígena, tampoco es lo mismo ser una mujer blanca que ser una mujer indígena y en situación de pobreza, así como, no es lo mismo ser una mujer blanca que una mujer indígena, pobre y lesbiana.

Concluyo diciendo que una mujer puede ser discriminada por la ley en distintos rubros prohibidos y a esto se le llama discriminación interseccional o múltiple que en la especie sigue operando en la ley pero que seguramente en un futuro no muy lejano se modificara a fin de garantizar la participación –cuando menos en política- no solo de las mujeres sino de las mujeres en sus distintas circunstancias y características por las que han sido excluidas y menoscabadas en sus derechos de manera histórica.

Espero que esto nos haga reflexionar y nos sea de utilidad a toda la sociedad que lo lea, hasta pronto.


Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Digital.png
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Coronavirus-Ok2.png

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!