BREVES DEL DERECHO

¡Comparte esta nota!

Por Lic. Carlos Asdrubal Pantoja de la Cruz

CREACION DEL PUESTO DE GOBERNADOR DEL PALACIO NACIONAL. ¿Es un gasto gubernamental útil, necesario y prioritario para el País?

En 2021 enfrentamos el reto de vencer de una vez por todas a la pandemia que nos ha acosado durante más de un año, lo que debemos hacer con una buena inversión y estrategia de vacunación, caso contrario esta crisis de salud puede prolongarse por un largo periodo que nos puede llevar años superar, causando más dolor por la pérdida de amigos y familiares, sufrimiento por secuelas de la enfermedad, así como, crisis económica por pérdida masiva de empleos, falta de inversión o crecimiento económico, al mismo tiempo que se incrementan los índices delictivos de crímenes comunes, como el asalto, robo a casa habitación y negocios ante la falta de oportunidades también generadas por la pandemia.

Por eso es vital y lo que más interesa a la sociedad es que el presupuesto de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, se ejerza en la adquisición de vacunas para lograr salir adelante de esta situación mundial provocada por el virus SARS COv2 (Covid-19), así como, paulatinamente lograr la apertura de negocios que nos lleven a una reactivación y una eventual recuperación económica.

Sin embargo, para el Ejecutivo Federal existen otras “prioridades” ya que ha decidido que la citada Secretaría, gaste en más burocracia gubernamental y erogue nuestros impuestos en la creación de un puesto que “Coordine” a otras tres dependencias, como son la Conservaduría de Palacio Nacional, la Coordinación General de Política y Gobierno de la Oficina de la Presidencia de la República y la Dirección General de Ayudantía que atienden exclusivamente al Ejecutivo de la Nación.

En efecto, para que Usted este informado de este acto de “Austeridad Republicana”, que no coincide para nada con nuestra emergencia nacional y la mundial, le daré a conocer el ACUERDO POR EL QUE EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA INSTRUYE LA CREACIÓN DE UNA UNIDAD ADMINISTRATIVA A CARGO DEL GOBERNADOR DE PALACIO NACIONAL, publicado el 19 de febrero de 2021 en el Diario Oficial de la Federaciónlo que se traduce en más cargos administrativos y más burocracia con cargo al erario, que en este momento no es prioritario para la salud de las y los mexicanos.

Aunado a que el citado puesto burócrata y unidad administrativa históricamente han sido objetos de demostración de banalidad gubernamental que tuvo origen en el siglo XIX nada más y nada menos que por mandato de su “Alteza Serenísima” Antonio Lopez de Santa Anna, con el que dieron origen las fiestas de oropel y derroche de aquella época imperial que acabo en 1884 revisemos la historia de ese encargo.

Por Reglamento para el Gobierno Interior del Palacio Nacional,de 16 de junio de 1853, se creó por primera vez el puesto de Gobernador de Palacio Nacional, su administración debía comprender los ramos de seguridad, conservación, policía y ornato. El primer gobernador, fue nombrado por el mismísimo Antonio Lopez de Santa Anna, y de aquel dependían un conserje, un escribiente, dos mozos, el arquitecto de Palacio, un capellán, un relojero, dos serenos y personal de limpieza.

En aquel entonces el Palacio Nacional era resguardado por el ejército y habitado por el presidente, los ministros y los diputados, quienes en ese lugar discutían leyes en torno a banalidades cotidianas como los uniformes, reglamentos y excentricidades de la resucitada Orden de Guadalupe.

En esa época, también sucedió el estridente palaciego europeo del imperio de Maximiliano de Habsburgo, quien le ordeno al “Gobernador” gastara una gran cantidad de recursos en adaptaciones para instalar galerías, escaleras, remozar el jardín botánico, salones, capilla, y toda clase de ornamentación europea, incluidas dos victorias aladas que se instalarían en la época de Sebastián Lerdo de Tejada en la azotea de la fachada principal del Palacio, el enorme Salón de Recepciones, también conocido como Salón del Dosel y el Trono, fue motivo de redecoración cuando se instaló en él la Galería de Iturbide que contenía retratos de los insurgentes, también se instalaron una serie de lámparas de pie austriacas a lo largo de este salón, y se retiraron los rasos del techo para dar aire a la magnífica viguería de cedro virreinal, que todavía hoy luce espléndida en el Salón de Recepciones, se destruyeron las viviendas que se ubicaban en la azotea de Palacio y se subió el nivel de los patios para evitar inundaciones, al mismo tiempo que se destruían paredes inútiles y peligrosas por su inevitable deterioro.

Esta vida palaciega que se experimentó durante los tres años del Segundo Imperio Mexicano contrastó severamente, cuando Benito Juárez recuperó el control del país, con la Restauración de la República (15 de julio de 1867), una vez fusilado Maximiliano en el Cerro de las Campanas, en Querétaro, el presidente oaxaqueño decidió habitar la zona norte de Palacio Nacional, dejado el boato imperial sólo para las oficinas de despacho oficial, y se instaló en el primer piso de los Patios Marianos, de donde se trasladaba diariamente hacia el sur, para despachar como presidente.

La zona norte que había sido utilizada por la Cárcel Real hasta 1831 era el área más austera del Palacio, y sería, a partir de ese momento, lugar de residencia presidencial de Juárez, de Porfirio Díaz durante su primer periodo de gobierno, y finalmente del general Manuel González, último presidente en habitar Palacio en 1884 y fecha en que concluyo el cargo de “Gobernador” pasando a ser administrado por la Secretaria de Hacienda; siendo hasta el 01 de diciembre de 2018, (134 años después) que volvió a ser ocupado por el actual Presidente de la República quien el pasado mes de febrero ordena con el acuerdo de mérito la creación del desaparecido encargo de GOBERNADOR DE PALACIO NACIONAL a cargo de un servidor público designado por el Presidente, así como de una unidad administrativa “coordinadora” de otras tres y con un cargo al erario no especificado en montos, ni límites de presupuesto, tampoco en número de personal plazas, categorías, salarios y sueldos, siendo el colmo que conozcamos que personal estaba a cargo del Gobernador de 1853 y al mismo tiempo desconozcamos  el número de personal que tendrá el actual Gobernador en pleno siglo XXI.

Esos gastos no son para nada empáticos con la situación que atraviesa el país de emergencia de salud en donde lo que debería ser prioridad es gastar en vacunas e implementos hospitalarios y no en gastos para la creación de plazas burocráticas que no son necesarias, ni indispensables para los ciudadanos ¿No cree? ¡Nos vemos en la próxima, DEO VOLENTE!

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home2/laopinio/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (1) in /home2/laopinio/public_html/wp-includes/functions.php on line 5107