BREVES DEL DERECHO

¡Comparte esta nota!

PRESUNCION DE INOCENCIA, Derecho Poliédrico 2ª. Parte. (Desde la perspectiva de Regla Probatoria).

Por Lic. Carlos Asdrubal Pantoja de la Cruz

Como vimos en la columna anterior, el derecho a que en cualquier proceso a un sujeto se le presuma inocente, implica que ninguna resolución dentro o fuera del proceso dictada antes de la sentencia le de un tratamiento de culpable, además, este derecho va más allá del proceso penal y del ámbito judicial, pues impacta directamente en el individuo cuando fuera de ese proceso es exhibido en redes sociales o medios de comunicación como culpable de manera anticipada, sin que exista sentencia, lo anterior, ocasiona que la sociedad ipso facto exija que a esa persona ya se le dé tratamiento de culpable aun cuando no ha concluido el juicio, incluso aun cuando no ha iniciado o no exista proceso alguno, esta sobre exposición le ocasiona un estigma al procesado que difícilmente se eliminara del colectivo social y por otra parte ocasiona una sensación de impunidad a la opinión pública en caso de que la sentencia que ponga fin al juicio resulte absolutoria, este es una de las vertientes de la presunción de inocencia como tratamiento procesal y extra procesal, que ya vimos en la pasada edición.

Sin embargo, en esta columna de manera breve tratare de explicar otra de las perspectivas que tiene este derecho, es decir, me enfocare a describir la vertiente de presunción de inocencia como regla probatoria.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver el Amparo Directo en Revisión Penal 3623/2014, definió, que en el proceso la manifestación de la presunción de inocencia como regla probatoria, significa que los medios de prueba deben cumplir con ciertos requisitos y condiciones para poder derrotar la presunción de inocencia que opera en favor de una persona que va enfrentar un juicio criminal; al efecto la Corte establece que dicha vertiente implica al menos tres aspectos:

El primer aspecto es que los medios de prueba deben ser de cargo, es decir, para destruir la presunción de inocencia no basta que existan pruebas en un proceso, sino que aquellos deben apuntar o sean tendentes a acreditar la responsabilidad de la persona en la comisión o participación del hecho que la ley señala como delito, además, la Corte explica que estas pruebas deben llevarnos a la conclusión de que efectivamente ese hecho criminal ocurrió, lo que se puede acreditar de dos maneras ya como pruebas directas –aquellas cuyo contenido coincide exactamente con el hecho que se pretende probar- o ya como prueba indirecta –aquellas que no se refieren directamente al hecho imputado pero que de manera indirecta nos permiten inferir de manera lógica y razonada que ese hecho ocurrió- siempre que sean de cargo y apunten a la responsabilidad de la persona procesada.

El segundo aspecto, es que al acusado se le respete la garantía y el principio de contradicción de esas pruebas, es decir, que se le respete el derecho a refutar, contra decir y oponerse de una manera razonada y científica a las pruebas de cargo que presenten en su contra ya sea a través de los interrogatorios y contrainterrogatorios o ya sea con otras pruebas periciales científicas o documentales que por el contrario tiendan a destruir la acusación y mantener la presunción de inocencia.

El tercer aspecto es que al acusado se le garantice el principio de inmediación que se traduce en que todas las audiencias, las pruebas, tanto de cargo, como de descargo, se desarrollen y desahoguen en presencia de un juez, así como, de las partes que deban intervenir en la misma. En ningún caso el juez podrá delegar alguna de sus funciones en otra persona pues es necesario su presencia en el juicio para que directamente pueda allegarse a información de primera mano objetiva y espontanea de las partes, peritos y testigos que comparecerán a la audiencia de desahogo de pruebas y juicio, esto con la finalidad de que tenga una versión completa tanto de la parte acusadora como de la defensa apreciada por sus sentidos que lo haga tomar decisiones más justas, objetivas e imparciales que le permitan concluir más allá de toda duda razonable que el sujeto a proceso es inocente o culpable.

Esto último es importantísimo y se diferencia del anterior Sistema Inquisitorio Penal, pues en la gran mayoría de los casos el Juez no llegaba a conocer al acusado durante todo el proceso, sus sentencias eran escritas y dictadas con base en un expediente escrito repleto de diligencias, actuaciones, testimonios, dictámenes e informes recabados por sus oficiales Secretarios, por tanto, la objetividad, la sana crítica y la búsqueda de la verdad se veían afectados pues al no estar presente el Juez en las citadas audiencias dejaba de percibir ciertas circunstancias personales y de argumentación de las partes y solo decidía de acuerdo a lo que sus auxiliares le transcribían que en muchos casos no era información fidedigna y espontanea tomada del acusado y su defensa o de sus pruebas sino que ya llevaban un interpretación subjetiva de esos transcriptores que es sobre esta versión desde una perspectiva ajena y en algunos casos tendenciosas sobre la que al final resolvía el juez, incluso se puede llegar a la afirmación que el Juez solo resolvía de oídas lo que afecta principalmente a la presunción de inocencia.

Concluyo y sostengo que afortunadamente estos dos principios de Contradicción e Inmediación directamente vinculados con el derecho a la presunción de inocencia ya fueron elevados a la categoría de rango constitucional e incluso se encuentran previstos y vigentes en el Código Nacional de Procedimientos Penales, gracias ala reforma constitucional de 2008 para fortuna de todas y todos los ciudadanos que estén enfrentando un proceso penal o que pudieran estar en posibilidad de enfrentarlo.

Nos vemos en una tercera y última entrega de Breves del Derecho para culminar el último aspecto del derecho poliédrico de Presunción de Inocencia como estándar de prueba. Hasta la próxima DEO VOLENTE.


Twitter – @laopinionpr
Facebook – @LaOpiniónPozaRica
Youtube – La Opinión Poza Rica
¿Reporte y denuncia?
Si cuentas con imágenes o video que exhiban maltrato, abuso de autoridad, corrupción o cualquier acción inhumana. ¡Por favor, háznoslo saber!
– WhatsApp: (782) 219-94-02 <<< ¡clíck aquí!
– Por e-mail: denuncias@laopinion.net <<< ¡clíck aquí!

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Digital.png
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Coronavirus-Ok2.png

¡Comparte esta nota!
error: Content is protected !!