Baja demanda obliga a vendedores de flores tirar su producto

ÁLAMO, VER.- Sin la demanda que esperaban, debido a que los estragos de la reciente inundación dejó a la población sin dinero, vendedores de flor de cempasúchil, mano de león y palmillas terminaron resintiendo fuertes pérdidas, y sin más opción que tirar sus productos no vendidos a la basura.

Este jueves fue posible observar como toneladas de flores eran vertidas a las montañas de desechos acumulados en los terrenos de la feria, luego de que la venta de temporada prácticamente había concluido en el área de mayoreo.

De hecho, en la zona destinada para el área del tianguis de la flor ya no quedaban más que dos vendedores con un mínimo de dichos productos, ya sin clientes potenciales.

Al fondo, en el tiradero de basura y desechos de la inundación, varios trabajadores vaciaban un camión torton repleto de flores no vendidas.

Días antes, el precio por una gruesa de cempasúchil (doce docenas) había alcanzado los ciento cincuenta pesos, en tanto que la de mano león llegó a costar ciento cuarenta pesos, mientras que, al menudeo, un ramillete o manojo de ambas especies frisó entre los quince y veinte pesos.

Y aunque durante los días previos a Todos Santos la ciudad observó bastante movimiento comercial, al parecer no toda la población pudo celebrar la tradición como en años anteriores.

Comments

comments