Arqueólogos del INAH conservan restos de mamut en Durango

Las evidencias fueron halladas en abril pasado por pobladores de la comunidad 18 de Octubre, en San Lucas Ocampo, San Juan del Río. Se recuperó una defensa de mamut de tres metros de largo, así como otros restos de megafauna, con asesoría del Consejo de Paleontología.

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Durango llevan a cabo los trabajos de conservación de la defensa de un mamut de alrededor de 10 mil años de antigüedad, que fue hallada en abril pasado por pobladores de la comunidad 18 de Octubre, en San Lucas Ocampo, municipio de San Juan del Río, al norte del estado.

Las labores de salvamento, embalaje, traslado y limpieza se realizan con la asesoría del Consejo de Paleontología del INAH, recientemente reactivado y que trabaja conjuntamente con arqueólogos para atender salvamentos conforme a los protocolos que exige la ciencia paleontológica.

Luego de que el Centro INAH Durango recibiera en abril pasado, el aviso del profesor Nerón Astorga Quirós, sobre la posible presencia de evidencia paleontológica en el cauce del arroyo Tecomblates, personal especializado, coordinado por la arqueóloga Cindy Sandoval Mora, se trasladó a la comunidad 18 de Octubre para realizar la inspección y valoración correspondiente, dictaminando la presencia de la defensa de mamut.

Una vez realizada la inspección, se envió al Consejo de Paleontología la solicitud para realizar el rescate, mismo que dio inicio el 12 de julio pasado y concluyó a principios de octubre con el traslado del vestigio al Centro INAH Durango, donde es limpiado y restaurado.

La arqueóloga Cindy Sandoval Mora, investigadora del Centro INAH-Durango y coordinadora de los trabajos para recuperar la defensa, detalló que una vez en el sitio, los arqueólogos observaron la evidencia paleontológica expuesta en el perfil del arroyo, la cual correspondió a la parte distal de una defensa de mamut.

Asimismo, informó que en el proceso de excavación se halló la parte distal de la pelvis del mismo animal, así como restos óseos de otras especies, posiblemente caballo (Equus spp.) y camello (Camelops hesternus) prehistóricos.

Explicó que los sedimentos del área permitieron que la defensa y demás restos óseos se conservaran en buen estado. La defensa fue recuperada en 90 por ciento, mide alrededor de tres metros de largo y presenta una curvatura pronunciada.

Además se recuperó carbón, posiblemente arrastrado por la corriente del arroyo, que será estudiado para obtener un fechamiento del yacimiento donde estaban los huesos, y se tomaron las muestras pertinentes para análisis de sedimentos, lo que permitirá obtener datos importantes para la investigación paleontológica en Durango.

La arqueóloga recordó que en el caso particular de Durango, aún existe poco conocimiento de evidencia paleontológica y de antiguos pobladores. Ha sido a través de las labores del INAH que se atienden este tipo de hallazgos, lo que ha derivado en rescates paleontológicos y registro de sitios.

A la fecha, únicamente se ha registrado evidencia del Pleistoceno (ca. 1.8 millones de años hasta hace 10 mil años, aproximadamente). Las investigaciones de estos restos fueron registradas en los municipios de San Juan del Río, San Pedro del Gallo, Coneto de Comonfort, Vicente Guerrero, General Simón Bolívar, Nuevo Ideal, Canatlán, Rodeo, en la ciudad de Durango dentro del barrio de Analco y en la comunidad de Navacoyan, por varios investigadores.

INAH

Comments

comments