«Aparece» gasoducto y familias se alarman en Cazones de Herrera

Compartir en:

Habitantes de la comunidad de Rancho Nuevo, viven con la zozobra día y noche luego de que las recientes lluvias y crecidas socavaran la orilla de un arroyo y dejaran al descubierto un gasoducto, temen que ocurra una explosión.

Vecinos de esa localidad dijeron a este medio de comunicación que, como siempre, no tuvieron respuesta por parte del ayuntamiento que encabeza Zenón Pacheco Vergel y recurrieron a la diputada Bertha Espinoza, a quien pidieron su intervención para buscar un acercamiento con personal técnico de Petróleos Mexicanos -PEMEX-, y brinden una orientación a las familias de Rancho Nuevo, quienes se encuentran en alerta.

Trascendió que se trata del gasoducto Cactus-Chiapas-Cadereyta, de 48 pulgadas de diámetro que cruza por varios puntos del municipio de Cazones de Herrera.

En el caso de Rancho Nuevo no cruza la zona de viviendas, pero quedó a ras de la tierra, justo a orillas del vado de concreto por donde pasa el arroyo de esa localidad.

La presencia del enorme tubo ha generado cierto temor entre los pobladores, pues temen que ante el paso de vehículos pudiera registrarse una explosión, por lo que decidieron alertar a las autoridades competentes para que den una explicación concreta.

Un habitante de ese lugar comentó que el concreto que recubría al gasoducto se fue desmoronando con el paso de los años, pero en los recientes aguaceros que se registraron arrancaron los pedazos de cemento y el tubo quedó al descubierto.

No obstante, no se cuenta con la información oficial respecto a los lugares por donde cruza el tubo, lo que deja entrever que es necesario que la empresa Pemex aporte información y las familias no vivan con temor, aunque de hecho la simple presencia del gasoducto no deja de ser un riesgo latente.

error: Content is protected !!