A pie por Guanajuato

Cuenta la leyenda que la verdadera ciudad de Guanajuato era completamente de oro, pero debido a que fue embrujada quedó convertida en cerros. Cada cien años, una niña aparece en medio de las calles buscando a quien pueda llevarla hasta uno de esos cerros sin voltear hacia atrás. Nadie lo ha logrado. El día que eso suceda, Guanajuato volverá a ser de oro. Mientras eso pasa, la ciudad minera más importante de México tiene otros tesoros culturales que valen la pena ver.

Comienza tu caminata en  Jardín de la Unión (entre las calles de San Diego y San Antonio). En la época colonial servía como tianguis y en ocasiones se acondicionaba como plaza de toros. Ahora esta plaza, rodeada de fresnos, se ha convertido en el punto de reunión de la sociedad guanajuatense y durante el Cervantino es un buen punto para escuchar a los músicos callejeros y comprar un dulce de leche.

Puedes sentarte en la terraza de Casa Valadez, (Jardín Unión 3) uno de los mejores restaurantes de Guanajuato, tomar una copa de vino y comer tapas españolas como botana. Es probable que justo en el centro del jardín esté un escenario y algún artista callejero prepare un show para los espectadores que van a Guanajuato en busca de entretenimiento y diversión.

Este es el punto de reunión de los estudiantes y de los enamorados. A sólo una cuadra, hacia el Sur, está “El Callejón de Beso”, famoso por su leyenda trágica.

La historia trata sobre Carmen, quien estaba enamorada de Luis, un pobre minero de un pueblo cercano. Al descubrir su amor, el padre de Carmen la encerró y la amenazó con internarla en un convento. Luis se mudó a la casa de enfrente y durante varias semanas se veían a escondidas por la ventana. Cuando el padre se enteró, mató a Carmen, quien cayó sobre las manos de Luis. Ahora es tradición ir con tu pareja y darte un beso en ese lugar.

Si continúas sobre Juárez hacia el Jardín de la Reforma, puedes apreciar la serie de columnas y ver los espectáculos de capoeira y batucada que se montan por el Cervantino. Tal vez se te antoje comprar una de las jícamas con chile que venden los ambulantes de la zona. Si caminas a lo largo de una fila de columnas clásicas, llegarás a la Plaza San Roque, donde se representan obras de teatro y espectáculos callejeros. Muchos de los guanajuatenses se disfrazan en estas fechas y hacen performance para los turistas a cambio de unas monedas.

 

 

NATGEO

Comments

comments

Acceso a La Opinión Digital


Recuperar contraseña