5 formas en las que tu cuerpo grita que necesita sexo

La falta o disminución de la frecuencia sexual generan una serie de reacciones en el organismo.

Cuando dejamos de tener actividad sexual, nuestro cuerpo lo resiente y tiene diferentes formas de expresarlo; por lo que debemos poner atención a los mensajes que nos envía.

El portal Infobae.com compartió cinco de las señalas con las que nuestro cuerpo nos indica que le hace falta tener actividad sexual.

“La falta o disminución de la frecuencia sexual generan una serie de reacciones en el organismo. Cambios de humor, dolores de cabeza o musculares son los problemas que aparecen con más frecuencia”, publicó el medio de comunicación.

“La actividad sexual activa el sistema inmunitario, disminuye la presión arterial y mejora la salud cardíaca”, agregó.

Aquí las cinco señales que compartió el medio de comunicación:

Insomnio

La falta de sexo causa problemas para dormir y además provoca un descenso en la concentración, irritabilidad, fatiga, pérdida de reflejos y coordinación de movimientos como producto de un mal descanso.

Esto se debe a que durante el acto sexual se segrega oxitocina, una de las hormonas encargadas de aumentar la calidad del sueño. Por eso, la disminución de la frecuencia puede desencadenar esta problemática.

Migraña

Los neurólogos de la Universidad de Münster de Alemania realizaron un estudio en el que determinaron que la actividad sexual ayuda a eliminar el dolor de cabeza o las migrañas. Por eso, la falta de sexo puede favorecer este tipo de malestares.

Estrés

Los cambios de humor suelen ser uno de los indicadores más notorios. Altibajos en el carácter, aislamiento social y retraimiento suelen ser las señales más “obvias”. Lo cierto es que aquel que se encuentra experimentando esta etapa difícilmente puede notar que está atravesando este momento.

Todas estas sensaciones generan estrés a nivel físico y emocional. Sin embargo, con el correr de los días y meses es posible que las emociones de índole negativa tales como el pesimismo y la irritabilidad se hagan cada vez más presentes.

Falta de brillo en la piel

Durante el acto sexual los poros de la piel se abren y van liberando impurezas, facilitando la eliminación de toxinas a través del sudor. La circulación sanguínea se activa y de esa forma hay una mayor “limpieza” de adentro hacia afuera.

Aislamiento

Dejar de relacionarse con el sexo opuesto en la “cama” de manera repentina o paulatina puede ocasionar aislamiento social. Esto se debe a que hay una baja en la producción de endorfinas, una de las sustancias encargadas de mantener el buen humor.

En casos extremos el individuo puede comenzar a experimentar soledad, depresión o ansiedad.

E-Consulta

 

Comments

comments