40 mil hectáreas siniestradas en Álamo

Álamo, Ver.- Perdidas irremediablemente a consecuencia de la severa sequía que azota en toda la zona norte del estado, por lo menos cuarenta mil hectáreas de cítricos (el setenta por ciento de la superficie existente en este municipio) se encuentran siniestradas, por lo que los productores afectados claman por la activación y aplicación del seguro catastrófico.

En respuesta, aseguró el director de Fomento Agropecuario, Israel Pardo Mar, las autoridades estatales, a través de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario Rural y Pesca (SEDARPA) enviaron la semana pasada a dos técnicos y a dos ingenieros de la aseguradora contratada para recorrer las huertas y constatar los graves daños del estiaje a la citricultura.

“Estamos a la espera de que emitan el resolutivo y se aplique el seguro catastrófico para beneficiar a los productores con estímulos económicos, pues no está contemplado el pago de la producción”, sostuvo.

Pardo Mar precisó que junto con los enviados del gobierno estatal se visitaron varias rutas y se eligieron ejidos y parcelas de manera aleatoria, por lo que entre otras localidades se acudió a la zona de Zacatal, Cerritos-Frijolillo, Santa Martha (y su ampliación) y Piedra Encontrada, así como a la región de La Reforma, Citlaltépetl y Zanja del Bote.

Igualmente se recorrieron Llano Grande y Lucio Blanco, la ruta de Mesón Molino y la de La Victoria, así como las zonas de Tincontlán, Venustiano Carranza, Tamatoco, Independencia y Vicente Guerrero, Tierra Amarilla, Potrero del Llano y Temapache, abundó.

Prácticamente se inspeccionó todo el municipio, para tomar muestras representativas en ejidos y huertas en las que se veía el daño, reveló.

Subrayó que los puntos más afectados son los que se ubican sobre la margen izquierda del río Pantepec, las parcelas de tierra negra, aunque también aquellas que se encuentran en sitios de tierra vega, donde el subsuelo se encuentra con piedras, porque se calienta y provoca el estrés hídrico de los árboles.

En esas zonas, aseveró: “Afectó la producción porque se abortaron las diversas floraciones que tuvieron los árboles, pero también está en riesgo la vida de los árboles porque hay muchos secos, muertos, a raíz de la grave sequía.”

“Aunque llueva, el daño es irreversible, no hay producción en los árboles, al parecer ya no queda ninguna otra floración; los productores ya no quieren que haya floración quieren que los árboles se recuperen…”, dijo.

 

error: Content is protected !!