Zimbabue vota por primera vez desde la caída de Mugabe

Los colegios electorales en Zimbabue han abierto este lunes para dar comienzo a unas elecciones históricas por ser las primeras en las que Robert Mugabe, que lideró el país entre 1980 y 2017, no está entre los candidatos, y a las que están llamados a votar 5,6 millones de zimbabuenses. La votación, que comprende elecciones presidenciales, legislativas y municipales, comenzó a las siete de la mañana y el cierre de los colegios está previsto para las siete de la tarde.

Los focos están puestos en los dos principales aspirantes a ostentar la presidencia durante los próximos cinco años: el actual jefe de Estado y candidato de la gobernante Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), Emmerson Mnangagwa, y el líder de la coalición opositora Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), Nelson Chamisa. Las últimas encuestas daban a Mnangagwa, sucesor de Mugabe y al que este no le va a dar el voto, una ligera ventaja de tres puntos porcentuales sobre Chamisa. Si el ganador no obtiene el 50% de los votos más uno, se celebrará una segunda vuelta el próximo 8 de septiembre.

Muchos centros de votación han amanecido con colas de gente que esperaban pacientemente y en línea para ejercer su derecho, según informan los medios locales en la capital, Harare, y otras partes del país. Las autoridades han habilitado 10.985 colegios electorales.

En estos comicios destaca el regreso tras década y media de las misiones de observación electoral de la Unión Europea (UE), Estados Unidos y la Commonwealth, invitadas por el Gobierno encabezado por un Mnangagwa que busca legitimarse ante la comunidad internacional tras años de aislamiento y política exterior beligerante de Mugabe. Aunque el jefe de Estado prometió que las elecciones serían “libres, justas y creíbles”, Chamisa ha mostrado reiteradamente sus desavenencias con la Comisión Electoral (ZEC), a la que acusa de ponerse de parte de la ZANU-PF.

Durante los últimos días de la campaña, el candidato del MDC se mostró seguro de su victoria: “Cualquier resultado que tenga a Mnangagwa como vencedor no será el de unas elecciones sino de ficción”.

Aunque Mugabe no esté entre los candidatos, su figura regresó este domingo a la palestra política, cuando rompió un silencio de meses para asegurar que no votará a la ZANU-PF, partido que él mismo fundó. Tras un enjambre de micrófonos, en una butaca demasiado baja colocada en la pagoda de su lujosa residencia de la capital, la llamada Casa azul, el hombre que ha gobernado el país durante 37 años ha roto el largo silencio. Un mutismo impuesto desde que, en noviembre pasado, su propio partido le retiró el cetro con un peculiar golpe de Estado, sin violencia y con concesiones. “No puedo votar a aquellos que me han atormentado”. “¿Qué queda? Creo que solo queda Chamisa”, deslizó Mugabe, insinuando que mañana su voto irá para Nelson Chamisa, el joven líder de la oposición.

El País

Comments

comments