Vivir con amor profundo, recomienda la Iglesia

CERRO AZUL, VER.- En el marco de la celebración de los cincuenta años de vida sacerdotal del párroco del templo de Nuestra Señora de Guadalupe, la Iglesia Católica llamó a sus fieles desde aquí, a vivir una vida de servicio con profundo amor, pues si no de nada sirven títulos, honores ni éxitos.

Durante su homilía en la misa solemne en honor del sacerdote Felipe Osorio Merinos, el obispo de la Diócesis de Tuxpan, Juan Navarro Castellanos, reconoció que el sacerdote aludido ha dado testimonio “a través de sus acciones pastorales; así ha respondido al llamado de Dios y al servicio de sus hermanos…y lo ha hecho con convencimiento y entrega generosa a lo largo de estos cincuenta años de vida sacerdotal.”

En este sentido, el prelado subrayó que hay que “hacer trascender la fe, vivirla con profundo amor… (pues) la fe nunca nos estorbará, todo lo contrario, será luz que nos ilumine, será la fuerza que nos dé esperanza y que nos saque adelante en cualquier circunstancia y en cualquier vocación en la que cada uno vivimos.”

Y puntualizó: “La mejor homilía, decía un sacerdote, es la vida misma…su vida de servicio a la comunidad, sobre todo a los que menos tienen, su vida de entrega, de humildad, de testimonio y de amor. Si no sirvo con amor, nada soy, de nada sirven títulos ni honores, cargos ni grandezas, ni oropeles, ni éxitos o fracasos meramente humanos. El mejor servicio del sacerdote es su vida misma.”

A la ceremonia acudieron sacerdotes de varias parroquias de la región, así como feligreses de varios municipios de la zona.

Comments

comments