Vinculan al periodista asesinado con Los Zetas

El gobierno de Veracruz atribuyó el asesinato del periodista Gumaro Pérez a su vínculo con una organización del crimen organizado. Las autoridades de ese estado aseguran que tienen pruebas de que Gumaro fungía como “halcón” y descartaron que desempeñara como reportero y empleado del ayuntamiento de Acayucan, donde lo mataron.

Gumaro Pérez fue asesinado el pasado martes por dos hombres que entraron a la escuela de su hijo y le dispararon frente a las familias que habían asistido al festival escolar navideño.

Ante la presión de organizaciones defensoras de la libertad de expresión, periodistas y la ONU, el gobierno de Veracruz emitió un comunicado para descartar que el crimen tuviera relación con la actividad periodística de Gumaro Pérez, quien trabajaba para el sitio La Voz del Sur y como fotógrafo para el ayuntamiento de Acayucan, de acuerdo con periodistas de la región.

Las autoridades locales, sin embargo, informaron que el propio alcalde negó que Pérez trabajara en el gobierno municipal y que, de acuerdo con las investigaciones, tampoco lo hacía como reportero para algún medio regional.

Lo único que hacía era compartir en una página de Facebook información de actividades delictivas de la organización criminal de los zetas, a la que estaba vinculado, afirmó Miguel Ángel Yunes, gobernador de Veracruz.

“Si dicen de 11 periodistas muertos, quiten uno porque este no era periodista”, dijo respecto del número de periodistas asesinados en México durante 2017.

Primero la fiscalía del estado y luego el gobernador afirmaron que tienen en su poder pruebas que vinculan a Gumaro con el crimen organizado, como mensajes de su teléfono celular que rescataron del lugar donde lo mataron.

“En las conversaciones es realmente terrible lo que este individuo comenta. Hay una en la que incluso pide que levanten a su ex pareja porque ya no la soporta. Hay otra en la que pide que le avisen cuando van a matar a alguien para ir a tomar fotos y tenerlas a la mano”, aseguró Yunes.

Las autoridades estatales además informaron que en registros penitenciarios aparece al menos 20 veces el nombre de Gumaro Pérez como visitante de un líder zeta apodado “El Negro”, de quien recibía instrucciones, afirmó el gobernador.

Yunes dijo que incluso horas antes de morir, Gumaro pidió a uno de los líderes zetas que lo protegieran, “aunque sea de lejitos”, porque “Los Jalisquillos” lo seguían, refiriéndose a integrantes del Cáartel Jalisco Nueva Generación, rivales en el estado de los zetas.

Dado que han sido recurrentes las acusaciones a priori de autoridades contra periodistas asesinados en México, aun antes de concluir la investigación de los crímenes, la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) en México pidió “una investigación eficaz, sin descartar una línea de investigación que tome en cuenta la labor periodística” de Gumaro Pérez.

En un boletín afirma que, según la información recabada por la ONU-DH, Pérez Aguilando colaboró con varios medios de la región y trabajaba para el municipio de Acayucan en tareas de comunicación social.

“Información recibida por la oficina confirma que debido a su labor periodística, el señor Pérez habría recibido agresiones en 2012 y 2014”, anota en el texto.

El representante de la ONU-DH en México, Jan Jarab, subrayó que “este asesinato confirma un año terrible para la libertad de expresión en México y, en particular, ha sido profundamente trágico para el estado de Veracruz”.

 

 

 

 

INFOBAE

nlx

Comments

comments