¡Vecino peligroso!

Tuxpan, Ver.- Escuelas, viviendas e instalaciones militares fueron construidas dentro de las zonas de riesgo, ignorando el peligro que representan poliductos que transportan gasolina y un enorme gasoducto de 48 pulgadas. El área crítica se ubica dentro de lo que fue el ejido La Calzada, hoy con una gran población urbana.

Procedentes de la Terminal Marítima, poliductos de 8”, 12”, 16” y 24” cruzan por las colonias La Mata, Emiliano Zapata, Niños Héroes, Paraíso y la Calzada, antes de desviarse hacia el cruce del río Tuxpan, a pocos pasos de la barda del Centro Regional de Educación Normal.

Los derechos de vía de las tuberías que transportan gasolina y diésel han sido invadidos por toda clase de construcciones. El mayor peligro de explosión se presenta en La Mata y en La Calzada, pero Pemex se ha negado a desalojar las áreas invadidas.

Uno de los gasoductos más nuevos es el ramal de CFE, que se conectó al Cactus-Reynosa, a la altura de Monte Grande, pero al igual que las líneas de Pemex, también ya fue invadido.
En estos momentos se están depositando miles de toneladas de arena sobre los ductos que transportan gasolina, de las monoboyas a la Terminal Marítima Barra Norte, a orillas de la carretera a la Termoeléctrica. Diariamente, decenas de camiones pasan sobre la tubería, transmitiendo carga directa, lo que podría comprometer la estructura del sistema de transportación.

Durante la construcción del Libramiento Portuario, una retroexcavadora perforó el gasoducto de 48 pulgadas, Cactus-Reynosa. Ese día pudo haber ocurrido una gran explosión, con pérdidas de vidas humanas, pero, la fortuna acompañó a todos. La culpa, en gran medida, la tuvo Pemex por no delimitar o señalizar su red de ductos.

Son cientos de familias y miles de personas las que viven teniendo en sus patios instalaciones de Pemex de gran peligrosidad. En cualquier momento puede ocurrir una tragedia y Pemex terminará pagando indemnizaciones.

Comments

comments