Una campaña pasada por sangre y fuego con 120 políticos asesinados

La suma de políticos asesinados durante la campaña electoral en México no ha dejado de crecer desde que comenzó oficialmente el proceso: entre el 8 de septiembre de 2017 y el 16 de junio de 2018 ha habido un total de 120 asesinatos a políticos (102 hombres y 18 mujeres), según el último informe de la consultora Etellekt.

También puede interesarte OBLIGAN A TRABAJADORES A IR DE ACARREADOS EN MITIN

La consultora viene monitorizando la violencia en las elecciones mexicanas y el resultado ha sido, en cada uno de los informes presentados (el quinto fue presentado el 19 de junio), escandaloso: además de los 120 políticos asesinados contabilizados, se han contado otros 351 asesinatos en contra de funcionarios no electos, es decir, cuyos cargos no dependen de elecciones. Asimismo, se reportaron un total de 465 agresiones contra políticos (principalmente intimidaciones o amenazas).

Ver imagen en Twitter

Etellekt@etellekt_

La violencia no sólo se ha dirigido contra políticos durante #Elecciones2018, también fueron asesinados 351 funcionarios no electos, 307 de ellos pertenecían a agencias de seguridad. Consulta nuestro Quinto Informe de Violencia Política.

Los estados en los que se reportaron más casos de agresiones contra políticos fueron Puebla (62), Guerrero (53) y el Estado de México, con 40. Por el contrario, el que parece ser más seguro para los políticos fue Nuevo León, pues ahí no se informó de ninguna agresión. En lo que respecta a los asesinatos, la mayoría tuvo lugar en Guerrero (27) y Oaxaca (19).

Estas cifras ponen sobre la mesa una situación que, de acuerdo con Etellekt, “anticipa un serio desafío de seguridad para la paz y gobernabilidad democrática en las regiones con mayor presencia de organizaciones delictivas y notorio debilitamiento institucional”.

La consultora cuenta con un sistema propio de monitoreo y análisis de fuentes abiertas (medios de comunicación y datos oficiales) para elaborar sus reportes. El documento se elabora, según explicó Rubén Salazar, director general de Etellekt a CNN en Español en abril, con una metodología propia de análisis de datos que requiere de cuatro fuentes informativas distintas por cada caso de agresión.

El proceso electoral “más violento” de México

El número de asesinatos a políticos llama más la atención si se compara con los datos anteriores. Según la información de esta consultora, este proceso electoral ha sido “el más violento desde la transición de 1997”: en las anteriores elecciones de 2011/2012 hubo nueve asesinatos a políticos, frente a los 120 de este año, lo que representa un aumento de 1.255%.

La comparación en lo que respecta a los asesinatos de personas candidatas es aún más alarmante: en el proceso electoral de 2011/2012 se asesinó a un solo candidato, frente a los 45 de este año: el incremento es del 4.500%, según Etellekt.

Además, los más afectados con esta ola de violencia han sido los candidatos de oposición pues, según ese reporte, de los 120 políticos asesinatos, 80 (el 66%) eran “opositores en relación a los partidos gobernantes” en los lugares donde ocurrieron los hechos.

Por partidos políticos, los asesinatos se reparten así: 48 pertenecían a la coalición PRI-PVEM-NA, 39 eran de la coalición PAN-PRD-MC, 20 eran de Morena-PT-PES y 13 eran de otros partidos.

La violencia de cara a la cita electoral de 1 de julio, la mayor de la historia de México, ha hecho que incluso el Instituto Nacional Electoral (INE) del país condene la situación por “atentar contra el ejercicio de los derechos políticos electorales que sustentan la democracia en México”, escribió la institución en una nota de prensa el 14 de junio.

La institución se unió al movimiento #AltoALaViolenciaPolítica, impulsado desde la academia y la sociedad civil, “para manifestar un rechazo a la violencia contra las personas que participan en la contienda democrática del país”, dijo al respecto Claudia Zavala, consejera del INE.

Funeral de Jose Remedios Aguirre, candidato de Morena asesinado a mediados de mayo. (Crédito: GUSTAVO BECERRA/AFP/Getty Images)

Funeral de Jose Remedios Aguirre, candidato de Morena asesinado a mediados de mayo. (Crédito: GUSTAVO BECERRA/AFP/Getty Images)

El propio Gobierno saliente también se ha pronunciado al respecto y ha condenado los hechos de violencia. “El gobierno de Enrique Peña condena enérgicamente las agresiones hacia candidatos y rechaza de manera categórica los llamados, cualquiera que sea su origen, a la violencia o a violentar las leyes electorales, así como cualquier insinuación respecto a que desde el ejecutivo federal se pretenda interferir para inclinar la balanza a favor o en contra de candidatos, partido o coalición alguna”, dijo Alfonso Navarrete Prida, secretario de Gobernación, el 13 de mayo.

Algunos candidatos que han sido amenazados aseguran que las agresiones contra políticos dejan de manifiesto que organizaciones criminales quieren influenciar las elecciones.

“La violencia organizada está queriendo incidir en el proceso político. Si un candidato político o un personaje no les gusta, quieren quitarlo del camino por la vía de la violencia, del asesinato”, le dijo a CNN en Español Ricardo Mejía Bardeja, candidato a diputado federal de Guerrero por el la coalición México al Frente, a principios de junio.

Incluso analistas alertaron a mediados de junio, cuando el número de muertos aún era de 114, que “esta cifra terrible no representa toda la violencia detrás de este proceso electoral” y que el número seguiría aumentando.

 

EXPANSIÓN CNN

Foto tomada en internet.

nlx

Comments

comments