Tuxpan vuela al desempleo

Tuxpan, Ver.- Cientos de obreros que construyen en la zona portuaria de Tuxpan las estructuras para el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, no han recibido la notificación de parar trabajos en diciembre, pero reconocen que existe incertidumbre.

Los foniles (embudos) que son piezas distintivas del Nuevo Aeropuerto, se construyen en los patios de la empresa Swecomex (grupo Carso). Ahí laboran al menos 900 personas, por lo que la cancelación del proyecto, tendría un grave impacto económico en este municipio.

Más allá de apreciaciones políticas, los tuxpeños observan con atención lo que hará el nuevo gobierno, ya que el futuro de cientos de familias de esta ciudad dependerá del destino final del proyecto aeroportuario.

La mano de obra tuxpeña fue contratada desde principios de este 2018 y se tenía contemplado que los trabajos de construcción de foniles y otras piezas importantes para la construcción de edificios y pistas, concluyeran en marzo del 2019.

Crisóforo Hernández Islas, secretario general del Sindicato de Trabajadores Constructores en General, Destajistas, Paileros, Tuberos y Soldadores de la región, expuso que se sabe que, tras los resultados de la llamada consulta, los trabajos que se vienen realizando en Texcoco deben parar.

Precisó que aquí el 90 por ciento son obreros tuxpeños, mientras que apenas un 10 por ciento del total de los trabajadores son de la región, contratados a través del grupo Carso y de su filial Swecomex.

Serán los obreros los que resentirán la decisión del nuevo gobierno federal, al quedar desempleados y desconocer si también serán contemplados en el proyecto de Santa Lucía, como en su momento señalaron autoridades o tendrán que buscar otras opciones, expuso el dirigente.

Las partes de la superestructura eran llevadas desde la zona portuaria hasta el sitio de construcción, donde se realizaba el montaje. En estos momentos, son precisamente los foniles lo que más destaca en la obra negra.

Comments

comments