Trump vuelve a evitar criticar a Putin y le felicita por su victoria electoral

El guion se repitió. El presidente estadounidense, Donald Trump, evitó este martes cualquier atisbo de crítica a su homólogo ruso, Vladímir Putin. En una conversación telefónica, el republicano le felicitó por su victoria electoral y acordó que ambos celebren una reunión “en un futuro no demasiado distante” para hablar de la pugna armamentística entre ambos países y de las crisis en Siria, Ucrania y Corea del Norte.

Trump y Putin solo han mantenido una reunión bilateral, el pasado julio en la cumbre del G20 en Hamburgo. Estuvo marcada por las sospechas de lazos rusos del entorno del republicano que son objeto de una investigación y por la injerencia rusa en las elecciones presidenciales en 2016, que ha sido recientemente sancionada por EE UU. El Gobierno de Trump ha promovido el desarrollo nuclear bajo el argumento de una creciente amenaza rusa, pero el presidente dijo este martes que la carrera armamentística “se está poniendo fuera de control”

Destacados legisladores republicanos deploraron la felicitación de Trump a Putin. El líder del partido en Senado, Mitch McConnell, aseguró que hay “falta de credibilidad” en el resultado de las elecciones del domingo en Rusia, en que Putin fue reelegido con más del 75% de los votos pero en medio de acusaciones de irregularidades y con la principal figura opositora vetada. John McCain, excandidato presidencial y jefe del Comité de Servicios Armados del Senado, fue muy contundente: “Un presidente estadounidense no lidera el mundo libre felicitando a dictadores que ganan elecciones farsantes”.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, trató de contener la polémica en el propio partido de Trump. “No dictamos cómo operan otros países. Lo que sabemos es que Putin ha sido elegido en su país”, dijo en una rueda de prensa. Preguntada sobre si Trump cree que las elecciones rusas fueron justas, replicó que ese asunto no se abordó en la llamada. Ni en las declaraciones de Trump ni en el comunicado de la Casa Blanca se hizo mención a las denuncias de irregularidades en los comicios.

En marzo de 2012, el entonces presidente estadounidense Barack Obama felicitó a Putin por su victoria electoral, según el diario The New York Times. Pero, a diferencia de Trump, Obama no tenía reparos en criticar al líder ruso y entonces ambos rivales todavía vivían un incipiente deshielo.

Como candidato electoral y como presidente, Trump ha elogiado frecuentemente a Putin y ha dicho creer su negación sobre la injerencia electoral rusa, que buscaba ayudarle a ser presidente. En cambio, en sus 14 meses en la Casa Blanca, el republicano ha criticado a algunos de los principales aliados democráticos de EE UU, como Reino Unido y Alemania, mientras que ha elogiado a líderes autoritarios, como los de Egipto, Filipinas o Turquía.

El País

Comments

comments