Trompos, baleros y yoyos en el abandono

TIHUATLÁN.- Trompos, baleros y yoyos, artesanías convertidas en juguetes, en la actualidad ya no son del interés de los niños, y su escasa venta hace que casi desaparezcan, contrario a los productos chinos que son accionados con pilas, son vistosos, más baratos y con cero calidad.

Florencio López Ortega, quien va de pueblo en pueblo para ofertar ese tipo de artesania, dijo que este comercio ha bajado hasta en un cincuenta por ciento, y aunque sale para comer, ya no se puede vivir mejor.

Explicó que el negocio es familiar y por eso todavía se aferra a éste. “Se vende más en las rancherías, y en las ciudades los compran más para adorno, pero el trompo, yoyos y baleros, los niños los prefieren de plástico”, dijo.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *