El Tri vuelve a San José, lejos del drama del 2013

El Estadio Nacional rugía a la espera de ver caer al Gigante de Concacaf. Las pantallas del inmueble pasaban a un Chicharito demacrado con las manos en el rostro o a Javier Aquino mordiéndose la casaca sentado al filo de su butaca en la banca.

Eran los momentos en que México estaba eliminado de Brasil 2014 porque perdía contra Costa Rica y Panamá vencía a Estados Unidos. Pocas veces la afición tica disfruta tanto un juego como aquel en que veían tanto sufrimiento de los verdes.

Para fortuna del equipo mexicano, nada más alejado de aquel panorama que la visita de este martes, cuando ya tiene el boleto a Rusia 2018 y son los centroamericanos quienes buscarán amarrar el pase en este partido de la octava de diez jornadas del Hexagonal.

“Ellos venían de una racha en eliminatorias de ganarnos en nuestro suelo patrio y queríamos hacer respetar la casa. El grupo entró muy fuerte, estábamos muy unidos y queríamos esa victoria sin pensar mucho en lo que acontecía en México y con el juego de Panamá y Estados Unidos”, recordó Álvaro Saborío para Mediotiempo.

Fue justo un gol suyo al minuto 63 el que puso los nervios de punta en el plantel mexicano, porque se convirtió en el 2-1 definitivo. Tras ello, solo fue el milagro estadounidense el que pudo salvar al equipo entonces dirigido por Víctor Manuel Vucetich, quien tenía entre sus filas a hoy “olvidados” en Selección como Chaco Giménez, Lucas Lobos, Gerardo Torrado, Fernando Arce o Jesús Zavala, entre otros.

“Fue un partido muy importante para nosotros que ya estábamos clasificados en ese momento y teníamos mucho tiempo de no ganarle a México en Costa Rica”, agregó Saborío. “Después nos dimos cuenta del desenlace que fue para las demás selecciones esa fecha y nosotros quedamos muy contentos por el resultado”.

De aquella fecha a este martes hubo demasiados cambios. Obviamente no fue Vucetich quien siguió en el Tri, sino el Piojo Herrera, luego sustituido por Juan Carlos Osorio. Del lado tico, ya no es Jorge Luis Pinto el timonel y sí Óscar Ramírez, quien ya no contó con Saborío, que a la distancia ve bien a su equipo y recuerda con particular alegría ese 2-1 sobre ese México volcado al frente y casi desesperado.

“Recibí un pase por media cancha, traté de hacer un cambio de juego hacia Joel (Campbell) y él esperó muy bien a (Cristian) Gamboa, quien sacó un buen centro que yo intenté aprovechar por el buen espacio que había en el área para cabecear”, recordó.

MedioTiempo

Comments

comments