Talentosa malvada | La Opinión de Poza Rica

Talentosa malvada

CIUDAD DE MÉXICO.

Hoy hace 110 años, nació la actriz Bette Davis, quien aún es recordada por su prolífica carrera, en la que realizó al­rededor de 90 películas. Los papeles de mujer peligro­sa, malvada y sin escrúpulos la convirtieron en una de las actrices más apreciadas de Hollywood.

Pero si bien era una mina de oro para el estudio Warner Bros., lo cierto es que a nivel personal no era tan aprecia­da, ni por su hija, ni por la ac­triz Joan Crawford, con quien mantuvo un duelo por saber quién era la diva más grande.

Y es precisamente esa ri­validad, la que a más de un siglo del natalicio de esta ac­triz, sirve de inspiración para la puesta en escena Bette and Joan, de Anton Burge, quien intenta relatar lo sucedido cuando ambas actrices pro­tagonizaron la película What Ever Happened to Baby Jane? Esta misma situación sirvió para la realización de la serie Feud el año pasado.

Su rostro era particular y no encajaba en los cánones de belleza de la industria del cine, sin embargo, logró rea­lizar grandes papeles en cin­tas como Mala hermana(The Bad Sister, 1931), Cautivo del deseo (Of Human Bondage, 1934), Jezabel(Jezebel, 1938); Eva al desnudo (All About Eve, 1950), ¿Qué fue de Baby Jane? (What Ever Happened to Baby Jane?, 1962), entre otros.

Varias veces fue califica­da como una perfeccionis­ta que podía llegar a ser muy combativa y, a menudo se hi­cieron públicos sus enfrenta­mientos con ejecutivos de los estudios, directores de cine y coprotagonistas.

Provocaba sensaciones in­tensas en todo el que la co­nocía. Muchos la describen como una mujer insoporta­ble, cruel, cínica. Sus ataques de ira comenzaron cuando tenía dos años como respues­ta a la tensión que había en­tre sus padres y nunca supo abandonar aquel com­portamiento obsesivo y los arranques de ge­nio de los que ha­blan todos los que la rodearon.

Pero fue su hija Bar­bara Davis, a través del li­bro My Mother’s Keeper, su mayor crítica. Ella destacó los problemas de alcohol, ame­nazas de suicidio enfrente de ella cuando apenas tenía ocho años. También la tachó de neurótica, manipuladora y llena de ira.

“Podía haberlo escrito y enviado a mi ma­dre sin pu­blicarlo. No lo hubiera leído. No va a escuchar nada que no quiera (…), así que me decidí por el único camino que sen­tí que podía llegar a ella: la opinión pública. Lo que puede ver el mundo es lo más importante para mi madre y esta es, en esencia, una carta pública para ella”, destacó el sitio 20minutos.es.

Davis fue cofundadora de la Cantina de Hollywood y fue la primera mujer en ser presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinemato­gráficas estadunidense.

Ganó el Oscar como Me­jor Actriz en dos ocasiones y fue la primera persona en al­canzar diez nominaciones a dichos premios por sus in­terpretaciones y en recibir el premio a la Trayectoria del American Film Institute.

Falleció a los 81 años el 6 de octubre de 1989 en Neui­lly-sur-Seine, París, Francia por cáncer de seno.

Excelsior

Comments

comments