Suspensión de clases y encharcamientos

ÁLAMO, VER.- Diversos encharcamientos en las partes más bajas de la ciudad, suspensión de clases en varios planteles educativos y paralización de algunas actividades económicas de la citrópolis, dejó ayer a su paso el frente frío número 43.

Por fortuna, dijo la Dirección Municipal de Protección Civil y Bomberos, los cuerpos de agua como el río Pantepec, el arroyo de Estero del Ídolo y el canal de aguas pluviales Oro Verde, mantenían bajos sus niveles y no representaban riesgo alguno para la población.

No obstante, dijo el director de la dependencia, Orlando Vázquez Bello, el personal se mantendría en constante alerta, y realizando recorridos en los cauces de dichos afluentes para evitar sorpresas lamentables.

El funcionario local apuntó que fuera de esos encharcamientos, el meteoro no había causado otros estragos, e indicó que este miércoles las condiciones de lluvia podrían continuar en la región, pero con menos intensidad.

Por lo pronto, ayer, sin embargo, las lluvias torrenciales de la mañana y mediodía paralizaron prácticamente la ciudad, tanto que muchos trabajadores, como los betuneros del parque central Benito Juárez no pudieron laborar, mientras que en algunas calles como la Guadalupe Victoria, de la colonia Adolfo López Mateos, fueron cerradas al tránsito vehicular para evitar que el oleaje metiera agua a los domicilios.

Planteles del turno vespertino, como la Secundaria General 18 de Marzo y el COBAEV 05, suspendieron clases de manera sorpresiva, por lo que los alumnos que desconocían esa decisión tuvieron que retornar a sus respectivos domicilios.

El enlace de la SEV, Onésimo Esteban de la Cruz, señaló desconocer cuántas escuelas suspendieron clases, pero subrayó que estimaba que la mayoría había cerrado sus puertas ante la fuerte lluvia.

Comments

comments