Soriana tima a sus clientes en Poza Rica | La Opinión de Poza Rica

Soriana tima a sus clientes en Poza Rica

Poza Rica, Ver.- Ama de casa expuso el maltrato que recibió en la tienda Soriana Palmas, donde acudió con anticipación para comprar 20 kilos de pollo asado, pagando exclusivamente por las piezas pierna y muslo, sin embargo, personal encargado incumplió en el horario de entrega.

Debido a una fiesta familiar, una mujer acudió a la tienda comercial, donde le dijeron que podían venderle lo equivalente a 20 kilos de pollo -pierna y muslo, exclusivamente- asado, con un horario de entrega de 13:00 horas, para ello habló con el gerente del turno vespertino, Augusto Gómez, quien la atendió y el encargado de carnicería, además del vigilante, todo para que el día de la entrega la dejaran salir con todo su producto sin problema.

Pero la realidad fue otra, al llegar por sus 20 kilos de pollo asado a las 14:00 horas, una hora después de lo acordado, resultó que el gerente de la mañana de nombre Jaime Ortega no fue informado de esta venta por el encargado del turno vespertino, por lo que el área de carnicería no hizo el pedido y no lo pasaron al área de asado, y simplemente nadie se responsabilizó de la entrega.

Por los 20 kilos de pollo asado la señora pagó 1,200 pesos, por lo que con su ticket en mano exigió a los responsables que le informaran cómo se procedería y quién le daría la comida, pues los invitados estaban en la fiesta, sin embargo le dijeron que ya nada se podía hacer y que el dinero tampoco podían regresarlo, así que debía esperar a que le despacharan el pollo crudo y después lo asaran.

Así transcurrió el tiempo hasta las 18:30 horas, cuando le entregaron lo equivalente a 5 kilos de pollo asado, lo malo fue que al llegar a su casa parte de sus invitados ya se habían marchado.

Pese a que el gerente se comprometió a mandar el resto del producto al domicilio de la afectada, este llegó horas después. “El pollo me lo entregaron muy tarde, después de las 19:00 horas, una parte estaba cruda, otra quemada, y no me devolvieron dinero e incumplieron con lo pedido; fue un pésimo servicio y la fiesta familiar no fue lo esperado”.

La señora acudirá a la oficina de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), pues considera que este trato que le dieron debe resolverlo alguna instancia; no concibe que simplemente se laven las manos y ofrezcan un servicio que simplemente no pueden cumplir.

Comments

comments