Son hermanas, nunca rivales y defienden al América Femenil

Hijas de Miguel “Jalisco” Gutiérrez, exjugador de Jaguares, Irapuato, Indios de Ciudad Juárez, UdeG, Jaidy y Jana llevan el futbol en las venas y comparten la pasión en el América.

La primera tiene 16 años y desde pequeña encontró su vocación para defender el arco; la más pequeña, de 14, le acompaña unos metros adelante como defensa central.

Su padre fue la guía para que ambas volcaran su vida a las canchas. Desde pequeñas han estado siempre juntas. De hecho Jana fue la última en tomar la decisión, pues antes el baile y la gimnasia eran sus ocupaciones. Sin embargo, los entrenamientos y pequeños torneos de su hermana la cautivaron y si bien intentó portar los guantes también, la posición del Jalisco fue la que mejor le acomodó.

“Nos guió nuestro papá, él fue jugador profesional y me motivó. Luego ella se nos unió del baile”, dijo en entrevista la arquera. “Todo a mi alrededor fue futbol, yo hacía gimnasia y pues dije que tendría que dedicarme al futbol”.

Hoy, ambas defienden la camiseta de las Águilas. Llegaron juntas al proyecto de Leonardo Cuéllar y por el momento Jaidy disfruta de la titularidad ante la ausencia de Cecilia Santiago por lesión.

Su pequeña hermana la ha acompañado en dos partidos, contra Toluca en la Jornada 2 y frente a Pumas en la 6. Jamás se han imaginado jugar separadas, ser rivales.

“Hemos jugado siempre juntas, es la confianza de darnos el balón sin preocupación”, comentó la defensa mientras bromea. “Qué tal si le meto un gol y ella llora”.

El camino que llevan recorrido parece ser parejo para las dos. Tanto Jana como Jaidy son parte de las Seleciones Nacionales Femeniles en Sub-15 y Sub-17, respectivamente.

Incluso, los sueños son del mismo tamaño. Con 16 años, la portera planea su futuro como mercadóloga, psicóloga o fisoterapeuta. Jana lo vislumbra en la otra cara de la moneda en el futbol, como reportera. La escuela no ha sido un impedimento para las dos, pues cada una ha encontrado la forma de cumplir y trasladar los éxitos de la cancha a las aulas.

“Ahorita que falto mucho decidí cambiarme a una escuela en línea porque iba a faltar y no quiero salir mal”, señaló Jaidy, mientras la pequeña defensa se las arregla en la secundaria con cada una de sus materias.

Las dos saben que el futbol femenil puede traducirse en un futuro fructífero. Son parte de la nueva generación que sigue en la lucha por el crecimiento del proyecto en México.

“Si me enfocará en el futbol tal vez sí pudiera vivir de esto, en un futuro. Yo creo que sí hay futbol porque cada vez nos van apoyando más”, añadió Jana.

Comments

comments