¡Son dueños de las calles!

Martínez De La Torre, Ver.- Comerciantes ambulantes y establecidos que colocando anaqueles, maniquís con ropa, anuncios, sillas, cubetas y hasta piedras, se apoderan -ilegalmente- de las calles y banquetas de la zona centro de la ciudad, principalmente en las inmediaciones del mercado Municipal “Rosendo Topete Ibáñez”, lo que ponen en situación vulnerable a la ciudadanía, ya que por bajarse de los andadores para librar estos obstáculos pueden ser atropellados al caminar por la rúa.

Esta problemática no es nueva y a pesar de los constantes operativos realizados por las autoridades de comercio y vialidad, los comerciantes fijos y semifijos y ambulantes vuelven a incurrir en esta falta; tan sólo sobre la avenida Melchor Ocampo, hay por lo menos 30 comercios de frutas, verduras, abarrotes, ropa y electrodomésticos que “ampliaron” sus negocios hacia las banquetas y la misma calle, las cuales son obstruidas con mesas, sillas, carpas, equipos de sonido, motocicletas y estructuras metálicas donde exhiben sus productor.

Entre estos negocios destacan las dos sucursales de la mueblería Elektra y Banco Azteca, La Casa del Tornillo (Catorsa), algunas taquerías, tiendas de ropas, ferreterías y hasta los comedores que utilizan una paila para freír chicharrones de cerdo sobre el arroyo vehicular. En esta zona, considerada como comercial, los peatones deben pasar entre la diversidad de artículos o bajar al pavimento cuando transitan por el lugar, con el riesgo de ser arrollados.

La situación se agrava en los alrededores del mercado municipal, donde con rejas con frutas, verduras, “diablitos” u algún otro objeto, los locatarios agrandaron sus comercios, adueñándose así de las calles y banquetas, lo que además de causar la molestia de los transeúntes que a diario caminan por ahí, generan congestionamiento vial, pues además se estacionan dónde y como quieran para bajar sus productos.

Al respecto, María Fernanda Rosales Zurita, vecina de la colonia Ejidal dijo: para todos es un peligro transitar por esos rumbos, pero aún más para los niños y los jóvenes que a todas horas circulan para ir o regresar a sus escuelas”, por lo que hace un llamado a las autoridades competentes para que tomen cartas en el asunto y no esperar a que suceda alguna desgracia.

Aunque la ama de casa reconoció que no todos los comercios incurren en esta violación a los reglamentos de Comercio, Tránsito y Vialidad, y de Construcción, los que coinciden en señalar que “sólo podrán utilizarse las banquetas para el tránsito de peatones, y está prohibido usar las mismas para el estacionamiento de cualquier obstáculo, ya sea fijo, semifijo o móvil”, dijo en este sentidos que “o todos coludos o todos rabones”, pues aquí -como siempre- la único afectada es la ciudadanía.

Por EDGAR JUÁREZ GÓMEZ

Comments

comments