Son 7,125 migrantes los que están en México, y otra caravana con cerca de 2 mil ya viene en camino

La caravana de miles de hondureños que buscan llegar a Estados Unidos avanzó hoy por el suroriental estado mexicano de Chiapas en un brutal éxodo que se cobró al menos una vida y en el que los migrantes denunciaron violaciones a derechos humanos por parte del Gobierno mexicano.

Sin embargo, Sergio Seis Cabrera, director de atención a personas migrantes y refugiados de Suchiate, señaló que por el momento el municipio se encuentra en “calma”, pero está en “alerta preventiva” ante el aviso sobre el posible arribo de otra caravana de unos dos mil hondureños que salieron este fin de semana rumbo a frontera México-Guatemala.

Migrantes hondureños descansan en su campamento en el jardín Hidalgo de Tapachula, en el estado de Chiapas (México) hoy, lunes 22 de octubre de 2018.

Ni el calor abrasador, por encima de los 30 grados, ni la dura caminata de unos 40 kilómetros de este domingo han aplacado los ánimos de los miles de migrantescentroamericanos, en su gran mayoría hondureños, que han puesto rumbo a la localidad de Huixtla, en Chiapas, sobre las 10.00 hora local (15.00 GMT).

A ritmo ligero, familias enteras, muchos hombres pero también madres solteras con hijos, han convertido el asfalto en un río de personas, una muchedumbre agotada pero sin intenciones de desfallecer.

De acuerdo con el refugio para migrantes del municipio de Suchiate, fronterizo con Guatemala, se registraron siete mil 125 personas de la caravana que entraron a territorio nacional, entre ellas, mil 500 mujeres, y dos mil 400 niñas y niños.

La gente de los pueblos en el sur de México les ha ayudado con lo que pueden, también las organizaciones civiles.

Los más afortunados eran subidos en camiones y furgonetas gratuitamente, un regalo para los hondureños que arrancaron el periplo el 13 de octubre convocados por el boca oreja o a través de las redes sociales.

No obstante, al menos un joven perdió la vida al caer de uno de estos vehículos, según constató EFE. Y según reportan medios locales, seis migrantes habrían muerto al volcar un tráiler en el que viajaban también en Chiapas, sin formar parte de la caravana, ejemplificando los peligros que enfrentan en la travesía.

Alfonso Navarrete Prida, titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), lamentó el fallecimiento del hondureño, de 25 años de edad, y confirmó que murió tras caer de un tráiler en movimiento.

En su cuenta de Twitter, el funcionario informó que las autoridades de la Fiscalía General del Estado de Chiapas ya preparan las diligencias correspondientes por el caso.

Algunos pedían limosna. Sin apenas nada en los bolsillos y escaso equipaje, viajan con lo puesto y agradecen la ayuda del pueblo mexicano, que les reparte agua, comida, medicamentos y ropa en un ejemplo de enorme solidaridad.

La valentía, la ilusión por una vida mejor, se contagia entre los participantes de esta gran marcha.

“Estamos con todos los ánimos de seguir para arriba. Para adelante. Y en Estados Unidos esperamos a ver si nos dan el permiso para entrar”, comentó a EFE César Armando Rodríguez, un hondureño de 43 años que viaja con tres compañeros empujado por la pobreza de su país.

“¡No somos criminales!”, entonaban algunos durante la caminata rumbo a la pequeña localidad de Huixtla, a unos 35 kilómetros de su punto de partida de hoy en Tapachula.

A ritmo ligero, familias enteras, muchos hombres pero también madres solteras con hijos, han convertido el asfalto en un río de personas, una muchedumbre agotada pero sin intenciones de desfallecer.

Precisamente este lunes varios colectivos sociales y la caravana migrante alzaron la voz contra las autoridades, con quienes el viernes mantuvieron un duro choque al forzar su entrada a territorio mexicano.

Ante decenas de medios de comunicación nacionales e internacionales, describieron este movimiento como un “éxodo” fruto de décadas de “hambre y muerte”, apuntó Irineo Mujica, director de la ONG Pueblo Sin Fronteras.

Elena Lourdes Urbina denunció la separación de su hijo y su nieto, quienes están en una estación migratoria junto con más de mil personas que buscan tramitar una solicitud de refugio.

Los migrantes hondureños esperan el borde del río en la frontera entre Guatemala y México, en Tecún Umán, Guatemala, el viernes 19 de octubre de 2018.

Esta enorme marcha, que se suma a otras realizadas con anterioridad, ha puesto en jaque a varios países y amenaza con romper la frágil relación diplomática entre México y Estados Unidos desde el arribo del republicano Donald Trump a la Casa Blanca.

“Tristemente parece que la Policía mexicana y los militares son incapaces de parar la caravana que se dirige a la frontera sur de Estados Unidos. Criminales y desconocidos de Medio Oriente están mezclados”, alertó este lunes Trump en Twitter.

Pese a los esfuerzos del Gobierno mexicano para detener el contingente, el río de personas no ha dejado de crecer y, de hecho, se habla que otra caravana podría ingresar al país, mientras que hay centenares de migrantes atrapados en el puente fronterizo entre Guatemala y México.

Migrantes hondureños en su orilla nacional del río Suchiate, en la frontera entre Guatemala y México, en Tecún Umán, Guatemala, el 18 de octubre de 2018.

El futuro Presidente de México, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, pidió este domingo al Gobierno de Chiapas proteger a los migrantes en su travesía y ofreció visas de trabajo a partir del el 1 de diciembre, cuando asuma el cargo.

MÁS DE 7 MIL MIGRANTES SE REGISTRAN EL FIN DE SEMANA

El refugio para migrantes del municipio de Suchiate, estado mexicano de Chiapas, fronterizo con Guatemala, registró a siete mil 125 personas de la caravana que entró a territorio nacional durante el fin semana, informó hoy a EFEun funcionario local.

El director de atención a personas migrantes y refugiados de Suchiate, Sergio Seis Cabrera, dijo que el arribo de los hondureños “sobrepasó los límites de atención”, pero a pesar de ello se les apoyó en lo necesario.

“Nosotros registramos siete mil 125 personas”, dijo el responsable, quien estimó que registraron mil 500 mujeres, mil 500 niñas y 900 niños, así como unos dos mil miembros de comunidades LGBTI.

Señaló que por el momento el municipio se encuentra en “calma”, pero está en “alerta preventiva” ante el aviso sobre el posible arribo de otra caravana de unos dos mil hondureños que salieron este fin de semana rumbo a frontera México-Guatemala. “Estamos prevenidos para atender esa posible contingencia”, apuntó Cabrera.

Comentó que tiene reportes de que todavía hay migrantes en el puente fronterizo que cruza el Río Suchiate. “La única opción que les queda, ya que no tienen comida y no les están suministrando, es mejor llevar su proceso de manera legal y lo están trasladando a la ciudad de Tapachula, al Instituto Nacional de Migración”, expuso.

Este lunes el grueso del contingente de migrantes que ingresaron a territorio mexicano partió de Tapachula hacia Huixtla, a unos 35 kilómetros.

La caravana salió el 13 de octubre de San Pedro Sula (Honduras) con al menos unas cinco mil personas.

SINEMBARGO

Comments

comments