Sistema bancario italiano está lleno de préstamos emproblemados

Victor Massiah se ha cansado de declarar que el sistema bancario italiano está tan hecho jirones y lleno de préstamos emproblemados, que amenaza a Europa con otra crisis financiera.

La mansión que sirve como oficinas centrales para el banco que dirige, UBI Banca, uno de los prestamistas más grandes de Italia, no parece un lugar al borde de quedarse sin dinero.

Una chimenea de mármol con incrustaciones destaca en una sala de conferencias debajo de vigas de madera dignas de un castillo. Una estatua de la diosa griega Atenea se erige triunfante sobre una escalera.

“Como puede ver”, dice, recorriendo con la mano la escena, “no estamos necesariamente en bancarrota”.

Entre la alarma de los políticos por las señales del próximo desastre financiero, la montaña de deuda bancaria incobrable de Italia, es un tema discutido en tonos comúnmente reservados para objetos como las pilas de plutonio.

Sus bancos parecen a la vez demasiado grandes para quebrar y eminentemente capaces de hacerlo, amenazando a la economía mundial.

Durante años, los prestamistas italianos se las han arreglado, esperando que el tiempo curara sus sufrimientos; pero la economía se ha mantenido terminalmente débil, sin crecer nada en los últimos 13 años. Los préstamos malos son muchos, en tanto que los préstamos buenos se han deteriorado.

CON INFORMACIÓN DE EL FINANCIERO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *