¡Sin casco ni seguro!

Repartidores de tortillas circulan por toda la ciudad y hasta en comunidades sin contar con las más elementales medidas de seguridad, a la vez que viajan siempre con otra persona, por lo que los riesgos son mayores.

En este lugar se han dado casos mortales de choques de mototortilleros con otras unidades motrices y hasta con semovientes; sin embargo, nada de eso intimida a los veloces distribuidores de masa y tortilla, quienes cruzan las calles y se ganan a los clientes sin importarles su vida ni la de los demás.

De acuerdo con autoridades del municipio, los industriales del ramo contratan a muy jóvenes precisamente por sus impulsos irrefrenables, pues una persona adulta poco arriesgaría su integridad por un trabajo así.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *