El show que el mundo espera: ¿cómo será el medio tiempo del Super Bowl LII?

El Super Bowl es el evento televisivo más visto de los Estados Unidos, tanto es así que en seis de los últimos siete años ha superado los 110 millones de espectadores promedio y no hay ningún programa o espectáculo en la historia de la nación norteamericana que haya superado semejante récord.

Además de reunir en una final a los dos mejores equipos de la temporada de la NFL, el partido cuenta con un ingrediente que lo hace aún más atractivo, el show de medio tiempo. Las principales estrellas de la música internacional suelen ser la atracción principal del espectáculo que en varias ocasiones superó al propio partido, al menos en los números de audiencia.

El Super Bowl LI disputado en 2017 que consagró a los New England Patriots por sobre los Atlanta Falcons fue diferente al resto porque fue el único que tuvo que definirse en la prórroga. El tiempo de alargue tuvo 117,7 millones de espectadores, 200 mil más que en el show de medio tiempo de Lady Gaga. Además, cuando el partido estaba 28-3 en el tercer cuarto en favor de los que finalmente perdieron, hubo 4 millones de personas que dejaron de sintonizar el juego.

Ya en 2016, cuando los Broncos de Denver vencieron a los Carolina Panthers 24-10, el pico de audiencia estuvo en el concierto que brindaron Coldplay, Beyoncé y Bruno Mars, momento en el que hubo 115,5 millones de personas siguiendo la transmisión.

Ya en 2016, cuando los Broncos de Denver vencieron a los Carolina Panthers 24-10, el pico de audiencia estuvo en el concierto que brindaron Coldplay, Beyoncé y Bruno Mars, momento en el que hubo 115,5 millones de personas siguiendo la transmisión.

En la edición de 2014 Seattle Seahawks le dieron una paliza a los Broncos de Denver por 43-8 y la disparidad entre ambos equipos hizo caer los números del partido. Si bien para ese entonces el rating estableció un nuevo récord con un promedio de 111.5 millones de espectadores, el medio tiempo hizo disparar los números hasta rozar los 115,3 millones de televidentes, gracias a Bruno Mars y a los Red Hot Chili Peppers.

Ya más atrás en el tiempo el Super Bowl XLVII de 2013 coronó a Baltimore Ravens por sobre San Francisco 49ers con un apretado marcador de 34 a 31, en un enfrentamiento histórico ya que ambos llegaron invictos. Semejante duelo tuvo su momento culmine en el último cuarto cuando hubo 113,9 millones de personas pegadas a sus pantallas, casi 10 millones más que durante el concierto de Beyonce de aquella noche.

Estos números contemplan solamente la audiencia norteamericana que siguió los partidos por televisión, no incluyen cifras de aquellos que los vieron vía streaming o desde el extranjero

Este año protagonizarán la final New England Patriots y Philadelphia Eagles y el espectáculo estará a cargo de Justin Timberlake, que se convertirá en el artista con más participaciones en el medio tiempo del Super Bowl, ya que ésta será la tercera vez. Actuó también en la edición 35, del 2001, con su grupo N’Sync. Y además lo hizo en 2004, cuando destapó el pecho de la cantante Janet Jackson.

Su show, que probablemente tenga su punto más álgido con su hit ‘Can’t stop the feeling’, durará unos 15 minutos y tendrá una gran puesta en escena. El cantante de 36 años, que se prepara para lanzar Man of the Woods, su quinto álbum, tiene todo a su merced para dejar atrás aquel episodio de hace 14 años en el olvido.

Queda esperar a ver si el show estará a la altura del partido o si el deporte se puede imponer a la mega fiesta del entretiempo.

 

 

INFOBAE/DEPORTES

nlx

Comments

comments