Como sería vivir con robots

Año 2017. Así sería un día cualquiera si te encontraras en tus tareas cotidianas con algunos de los miles de robots que ya existen. No hace falta irse más lejos porque ya no son proyectos de futuro, sino productos que están operativos en hogares, calles, industrias, empresas y colegios. Lo demuestran el centenar de empresas de todo el mundo que se han reunido durante tres días en la feria Global Robot Expo de Madrid para enseñar las posibilidades de una industria que no deja de crecer.

Levantarse por la mañana no es lo mismo si se hace en una casa conectada. Sistema eléctrico inteligente, frigoríficos que se pueden manejar con la voz y robots por todas partes. El ya mítico aspirador Roomba fue el trampolín para toda una serie de aparatos del hogar que tienen el objetivo de que no vuelvas a limpiar más. Robots abrillantando cristales, quitando el polvo de las mesas, recortando el césped del jardín o limpiando los restos de las barbacoas. Los hay de todas marcas y procedencias. Ninguno es nuevo y alguno lleva ya varios años en funcionamiento. Los de la empresa gallega Smarttek se controlan con una aplicación de móvil para programar las horas y las áreas en las que deben trabajar y la aspiradora en vez de A4 o Roomba, se llama Matilda.

En la calle, los operarios de la limpieza barren las aceras. Llevan escobas normales, pero el carrito les sigue detrás, solo, a pocos metros. Se detiene cuando ellos se paran y evita a transeúntes y objetos gracias a sus 30 sensores. Es el carrito robotizado que la empresa malagueña Urban Clouds ha creado para Ferrovial y que ya está operando en Barcelona. Tiene una pala automatizada y tres modos de asistencia. El objetivo es ganar ese 20% de tiempo que han calculado que los operarios pierden agachándose a recoger y cargando con el carro.

Bienvenida a la oficina

Cuando, por fin, llegas a la oficina a trabajar, esta tendrá ya uno o varios robots de bienvenida. Puede que sea Pepper, que ya ha presentado eventos como Fitur (Feria Internacional de Turismo), o Tico, que llegó a tener un breve encuentro con Vladimir Putin en 2011 cuando este todavía no era presidente, sino primer ministro. Ambos son blancos y relucientes, de más de un metro de altura y con el aspecto de un robot que gusta a niños y mayores.

Saben cómo saludar a los que no son de su especie en más de siete idiomas, cómo dar horarios e información básica. Pepper puede bailar ‘La Macarena’ como recibimiento y después escanear el rostro para identificarlo como desconocido o para detectarlo como parte del personal de una empresa. Tico tiene equipo favorito, el Sporting de Gijón, tarea preferida, “hablar con los humanos, son emocionales y me gusta”, y un reto por cumplir: “Hacer fabada”. Ambos robots llevan varios años en funcionamiento, están desarrollados por empresas españolas y se pasean con soltura por el recinto del Palacio de Cristal de la Casa de Campo. En el caso de Pepper, la programación corre a cuenta de Robotrónica, y Tico está íntegramente creado por la compañía asturiana Adele Feeling Robots.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *