¡Se tambalea líder sindical! En Tuxpan

Tuxpan, Ver. – En medio de dudas, reclamos y señalamientos de corrupción hacia sus dirigentes, el Sindicato de Empleados Municipales tiene la disyuntiva de ir a la huelga, sin tener certeza jurídica o dar “golpe de estado” a sus representantes y nombrar un nuevo Comité Ejecutivo.

En el centro de esta tormenta se encuentra el dirigente Mario Martínez Zapata, quien intentó sacar provecho del cambio de gobierno para incrementar el número de plazas de sindicalizados y meter a nuevo personal a cubrir prejubilaciones. En lo oscurito, junto con ediles de la pasada administración, negociaron posiciones dentro del sindicato, para mujeres cercanas a altos funcionarios, a cambio de aumentar el número de sindicalizados.

El sindicato cumplió el acuerdo al dar cabida las empleadas recomendadas, pero, el ayuntamiento no concluyó el proceso para reconocer legalmente a 35 nuevos “sindicalizados”. Por lo anterior, este gobierno municipal no los ha considerado y esto los ha obligado a llevar el caso ante la autoridad laboral, para la revisión de plazas

El Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje no ha emitido una resolución, sin embargo, Mario Martínez amenaza con hacer estallar la huelga en el Ayuntamiento, lo que mantiene inconformes a un segmento de los sindicalizados, pues, un conflicto laboral, sin sustento jurídico, sería catastrófico.

Pero no son los únicos que están molestos dentro del sindicato, también lo están los trabajadores que aseguran haber pagado diferentes cantidades, para que sus familiares entraran en el paquete de nuevos sindicalizados. Algunos han amenazado con denunciar penalmente, en caso de que las nuevas plazas no sean reconocidas.

Los 35 trabajadores de nueva plaza están “congelados”, sin percibir salario, hasta que se resuelva su situación laboral. Pero, les preocupa el hecho de que la Legislatura del Estado no los tenga validados y esto es porque el anterior Ayuntamiento no cumplió con el procedimiento legal.

Además, también están bajo revisión de la autoridad laboral 43 plazas prejubilatorias, que ya superaron el tiempo legal para cumplir con el proceso de jubilación. A ellos, el Ayuntamiento les sigue pagando sueldos y prestaciones. No obstante, Mario Martínez puso a 43 personas a cubrir esas prejubilaciones, cayendo en duplicidad.

En los próximos días, el Tribunal habrá de decidir el destino de 78 trabajadores que se consideran irregulares y en caso de que se confirme que están al margen de la ley, habrá una revolución en el sindicato y su líder podría ser depuesto.

Comments

comments