Ryan Reynolds, nuestro pícaro superhéroe | La Opinión de Poza Rica