‘Rey Da­vid’, su éxito, las batallas

La teleserie brasileña Rey Da­vid, que llegará a la señal de Imagen Televisión el próxi­mo 24 de julio a las 19:00 ho­ras, ha cautivado al público por la recreación de las ba­tallas épicas y emblemáticas que aparecen en La Biblia y para las cuales se usaron efec­tos de cámara lenta, al estilo de Matrix, Kill Bill Games of Thrones, en las que el espec­tador puede apreciar hasta el más mínimo detalle de la acción.

Era de esperarse que los estándares de calidad fue­ran de los más altos y que se vieran reflejados en sus lo­caciones, vestuario y carac­terizaciones y es que esta producción tuvo un presu­puesto de 25 millones de dólares, muy superior a cual­quier proyecto de este tipo.

La historia gira en torno a El rey David, dirigente israeli­ta que tuvo aciertos y errores y que a la postre se convierte en padre de Salomón, último rey de este pueblo.

Se desarrolla en el año 1045 antes de Cristo, en Be­lén, y cuenta las inumerables batallas que este jerarca tuvo, una de ellas, la más emble­mática, fue la que sostuvo con Goliat, enorme soldado del ejército enemigo.

La diferencia de tamaño, peso y armas puso en desven­taja a David, un chico de es­casos 17 años, pequeño y no acostumbrado a pelear, sin embargo, logra vencerlo gra­cias a su honda.

Justo en esta secuencia, el público será testigo de todos los detalles de este combate que al final lo hará tomar las riendas de su pueblo.

Ésta no es la única pelea que se recreará, pues a lo lar­go de los 30 capítulos de la trama original de Vivian de Oliveira, creadora de éxitos como Los diez mandamien­tos José de Egipto, habrá innumerables intrigas que lo llevarán a tomar las armas contra el enemigo.

Estas secuencias fueron grabadas en locaciones de Brasil, Canadá y el desierto de Chile, en donde se recreó la ciudad de Belén.

Para darle realismo a las batallas que se cuentan en esta trama, los actores tuvie­ron que prepararse meses an­tes en lucha grecorromana, esgrima, acondicionamiento físico y tomar talleres de usos y costumbres, historia y eti­queta de la época.

Para una escena peque­ña se requería mínimo de 40 extras y alrededor de 15 ani­males como burros, vacas y gallinas que dieran la sensa­ción de estar en Belén o sus alrededores.

Las grabaciones de cada batalla requerían de varias jornadas de trabajo e inclu­so su protagonista, Leonar­do Brício, apuntó que lo más complicado fue hacer las co­reografías de estos encuen­tros bélicos.

“Necesité cuidar de la sa­lud para no enfermar porque las escenas de luchas son muy difíciles, siempre me dolió, salí con arañazos y tuve que cuidar de no lastimar a los demás. Lo peor fue luchar en un sol de 40º C, todo vestido con pieles, fingiendo estar en la nieve”, comentó en su mo­mento a medios locales.

Con todos estos elementos, Rey David repetirá en Méxi­co el éxito que tuvo en países como Brasil, Estados Unidos y Paraguay, y atrapará al públi­co de Imagen Televisión.

EXCELSIOR

Comments

comments