Reviven la pasión y muerte de Jesús

VENUSTIANO CARRANZA, PUE.- Cientos de feligreses católicos de varias comunidades y cabeceras, revivieron la pasión y muerte de Jesucristo, el Hijo de Dios, participando en dos procesiones que se realizaron en horas de la mañana del Viernes Santo.

Mucha actividad en la que hubo seguridad para los contingentes con apoyo de Protección Civil y el grupo de voluntarios, así como la Policía Municipal y elementos de la Policía de Vialidad Estatal.

A las ocho de la mañana, la parroquia Santa María de Guadalupe estaba abarrotada de católicos, que iniciaban la procesión con rumbo al lograr conocido como El Chijolito, un predio de la iglesia, ubicado a un costado del camino hacia la desviación de Villa de Guadalupe.

El padre de la parroquia, Lorenzo Vázquez Pérez, en cada una de las quince estaciones hizo referencia de que “vivimos momentos cruciales, de mucha violencia, de muchas necesidades, por lo que es necesario recurrir a Nuestro Señor Jesucristo, quien al dar su vida por el perdón de nuestros pecados, nos enseñó que es el único salvador, que en todo momento nos espera y que está presto para darnos toda la ayuda que necesitamos, porque nunca nos abandonará”.

El grupo de más de mil 200 personas cruzó el vado del arroyo Tepetzala y continuó su camino hasta llegar a El Chijolito, donde el padre ofició una misa.

A las once de la mañana, inició el segundo viacrucis, ahora con salida desde la localidad de Libertad que colinda con Lázaro Cárdenas, a la que se unió una multitud de San Bartolo del Escobal, y en su recorrido en varias calles, la gente se les iba uniendo. Por lo que se formó un contingente de mas de tres mil fieles católicos, encabezados por Francisco Serafín Luna, padre de la cuasi parroquia San Pedro y San Pablo.

Durante el trayecto, se unieron grupos de personas para cargar una enorme cruz de madera, correspondiendo turno a Vicente Valencia y a Patricia Valencia, unidos con todos los feligreses en esta tradición de fe.

En la décimo tercera estación, el padre recordó que debemos seguir el ejemplo y enseñanzas de Jesús, “pues desde esos tiempos hasta nuestra actualidad, muchos no aprendemos y preferimos el camino del daño, de la mentira, de la envidia, por lo que es tiempo de atender y entender el mensaje de San Pedro, de que no hay que buscar nuestros propios intereses si no, de todos, pues buscar el beneficio propio tiene la consecuencia del sufrimiento”.

Comments

comments