Restauran obras del artista novohispano José de Ibarra en la ENCRyM

Se trata de las pinturas Los Desposorios y La Visitación, que narran pasajes de la vida de la Virgen María. Los lienzos provienen de la Capilla de la Comprensión de Tlacotes, en Zacatecas, y forman parte de una serie de 11 cuadros realizados por el pintor.

Dos pinturas del artista novohispano José de Ibarra, provenientes de la Capilla de la Comprensión de Tlacotes, en Zacatecas, fueron restauradas por profesores y estudiantes de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía (ENCRyM) del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), como parte de los cursos 2016 y 2017 del Seminario-Taller de Restauración de Pintura de Caballete (STRPC).

Ambas obras del siglo XVIII, de un total de 11 que conforman la serie, narran pasajes de la vida de la Virgen María: Los Desposorios (escena en la cual se representa el enlace matrimonial entre María y José) y La Visitación (momento en que la Virgen le comunica a su prima Isabel que está embarazada).

La maestra Magdalena Castañeda Hernández, restauradora y profesora titular del STRPC, comentó que las pinturas de 192 x 124 centímetros eran las únicas del conjunto que faltaban por intervenirse. Las nueve restantes fueron restauradas por la ENCRyM durante un proyecto desarrollado de 1997 a 2002.

El proceso se reanudó en 2015, luego de restablecer contacto con la Capilla de la Comprensión de Tlacotes, a través del Obispado de Zacatecas. En noviembre de ese año, durante una visita a la comunidad, los especialistas detectaron que las pinturas de Los Desposorios y La Visitación tenían un deficiente estado de conservación y severos problemas en los estratos pictóricos.

“Se tuvo que realizar un trabajo in situ de manera urgente para velar las escamas que se desprendían y gestionar los permisos para trasladar las pinturas a la ENCRyM”.

La restauradora indicó que el mayor problema que se tenía en los dos lienzos era la microescamación de los estratos pictóricos, y en el caso específico de La Visitación, también la rigidez, fatiga y adelgazamiento de las fibras del soporte textil.

“Debido a que las pinturas presentaban la misma problemática que las otras nueve obras, se decidió aplicar el tratamiento usado anteriormente. Primero se realizaron pruebas con consolidantes proteínicos y mucílagos, pero no hubo resultados satisfactorios, por lo que el uso de la cera-resina fue la opción más adecuada, con lo cual se aseguró la estabilidad de la capa pictórica”.

En las labores de restauración participaron alumnas que cursaban el sexto semestre de la carrera de restauración: Liliana Domínguez Guzmán, Astrid Sánchez Carrasco y Rocío Mota Muñoz, quienes se ocuparon de Los Desposorios; Anya Alatorre Seidel, Paola Limón Civera y Elisa del Carmen Borreiro González se encargaron de La Visitación.

Asimismo, colaboraron la maestra Mariana Flores Hernández, el licenciado José Alberto González Ramos, integrantes del STRPC, y el químico Javier Vázquez Negrete. Todo el equipo realizó un diagnóstico a partir de cortes estratigráficos, identificación de pigmentos, radiografías y observación con luz UV.

INAH

Comments

comments