Repatrian a primer alamense

Álamo, Ver.- En lo que podría ser el primer caso documentado en la era de Donald Trump, un ciudadano oriundo de este municipio, quien desde hace cuatro años residía en el condado de Gonzáles, Texas, fue repatriado a suelo mexicano luego de pasar tres meses detenido en una cárcel de San Antonio.

Su retorno a la comunidad que lo vio nacer (Ojital Molino) podría ser el inicio del regreso masivo de alamenses radicados en condición de ilegales en los Estados Unidos de Norteamérica, vaticinó el enlace de la Oficina Estatal de Apoyo a Migrantes, Roberto Cortez Hernández.

Reveló que por lo pronto, el repatriado Jaime Pérez Cruz ya se acercó a su despacho para solicitar información de los programas y apoyos que brinda el gobierno estatal en beneficio de los veracruzanos que han sido expulsados de tierras yanquis.

En este sentido, dijo que la convocatoria estatal del Fondo para Apoyo a Migrantes ya quedó cerrada desde hace algunos meses, por lo que Jaime tendrá que esperar hasta el año entrante para cuando el gobierno del estado lance la nueva invitación, mediante la cual los proyectos productivos presentados y aprobados reciben hasta 30 mil pesos para iniciar un negocio.

Mientras tanto, en palabras de Pérez Cruz, su detención ocurrió el pasado 5 de agosto cuando salía de su trabajo bajo el supuesto de que presentaba aliento alcohólico según oficiales de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

Luego de señalar que laboraba como empleado en una granja donde llegó a ganar hasta 420 dólares semanales, mencionó que fue confinado a una cárcel de San Antonio, Texas, donde pasó tres meses, hasta que el pasado 15 de noviembre fue trasladado a la frontera con México, donde fue entregado a elementos mexicanos del Instituto Nacional de Migración.

Durante su relato, Jaime Pérez aseguró que siempre recibió buen trato de las autoridades norteamericanas, pero en el tiempo que permaneció detenido él y los demás internos eran obligados a ingerir bebidas con mucho yodo, supuestamente para mantenerlos tranquilos y prevenir actos violentos y abusos sexuales entre ellos.

“Bajo el gobierno de Trump, cada día los elementos del ICE detienen entre 70 y 100 ilegales para enviarlos a San Antonio, donde la cárcel está saturada, tanto que ya están ampliando las instalaciones para colocar más camas…”, destacó.

Comments

comments