Rarámuris: los indígenas que ganan ultramaratones porque los maratones se les hacen “muy cortos”

Delgados, de no más de 170 cm de alto, piel morena y gruesa, con brazos y piernas largas, en general, con cuerpo atlético. Esa es la descripción de un par de peculiares concursantes que representaron a México en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam en 1928 que, al terminar un maratón de 42km, se quejaron diciendo “¡muy corto! ¡muy corto!”. No eran deportistas entrenados, sino un par de indígenas de un pueblo nativo de Chihuahua: rarámuris, o en español “corredores de pie”.

¿Quiénes son estos hombres morenos y sigilosos que habitan en Las Barrancas del Cobre? La mayor parte de ellos se dedican a cultivar maíz y frijol para autoconsumo, además también suelen tener pequeños rebaños de chivas, cabras u ovejas que tienen que pastorear entre las montañas y que en ocasiones los hacen correr varios kilómetros al día entre senderos apenas dibujados en la sierra, y al borde de riscos que podrían poner en riesgo su vida.

Super corredores

Carrera bola

Por si esto fuera poco se divierten jugando carreras de bola (rarajipuami en su lengua), en las cuales una pelota dura, hecha de madera, es pateada y el juego consiste en ver quién la alcanza primero, en este juego conviven hombres, mujeres y niños, y generalmente hacen una apuesta en forma de alimento que todos comparten juntos, sin importar quién ganó o quién perdió. En una carrera de bola se pueden correr hasta 90 kilómetros.

“Desde que Cortés y sus invasores de armadura llegaron tintineando a estas tierras hasta los capos mexicanos de la droga, pasando por las invasiones de Pancho Villa y sus jinetes temerarios, los tarahumaras han respondido siempre a los ataques corriendo más lejos y más rápido que cualquiera, refugiándose en zonas aún más profundas de las barrancas”

Así es como los describe Chirs McDougall autor del libro “Nacidos para correr” quien se internó en las Barrancas del Cobre para tratar de entender por qué corren.

Mapa Barrancas del Cobre

Los rarámuris también conocidos como tarahumaras, son uno de los pueblos que más sigilosos se han mantenido, evitando el contacto con los chabochi, así es como llaman a los que no pertenecen a la comunidad, esa palabra significa aquellos que causan problemas, y por el contrario, rarámuris significa aquellos que huyen de los problemas.

Fracasos olímpicos

Olímpicos

Con justa razón se pensaba que nuestros compatriotas los rarámuris podrían triunfar en las Olimpiadas, representando a México en el maratón, así fue como en 1928, en las Olimpiadas de Ámsterdamparticiparon dos corredores tarahumaras, pero para sorpresa de los mexicanos no solo no ganaron, sino que quedaron en los lugares 32 y 35 porque correr rápido no es lo suyo, sino la resistencia, por eso al llegar a la meta exclamaron que había sido ¡Muy corto!

Desde que son niños aprenden a desplazarse a pie, llegando a todos lados caminando o corriendo, para ellos es un medio de sobrevivencia, incluso algunos pequeños llegan a caminar varias horas para ir a la escuela o al pueblo o simplemente ayudando a cargar a los hermanos más pequeños.

El siguiente intento por llevarlos a competir en una justa olímpica fue en el año de 1968, en las Olimpiadas que se llevaron a cabo en nuestro país y que estaban un poco empañadas por los acontecimientos del 2 de octubre en los cuales se reprimía una protesta estudiantil. Sin embargo, los rarámuris nuevamente no hicieron un buen papel, y desde entonces no han vuelto a participar en unos juegos olímpicos.

Ultra Maratones

Quimare

El hecho de vivir en el cañón y de tener que correr hacia cualquier sitio por las distancias que hay entre los poblados es lo que ha logrado, junto con la alimentación, que nuestros compatriotas los rarámuris ganen maratones y ultramaratones tanto en México como en el extranjero.

En 1993 y 1994 un equipo de rarámuris corrió el ultra maratón de Leadville, que consta de 100 millas (unos 160 kilómetros) también en 1997 corrieron el Ángeles Crest Trail, en esas competencias, los rarámuris ganan con singular alegría, de hecho entre 1992 y 1998 unos 35 corredores participaron en 8 ultramaratones en los Estados Unidos, 85% de ellos terminaron las carreras, la mayoría lo hicieron en las primeras 100 posiciones, ganaron 4 y ostentan dos récords el de la persona más joven y de más edad en haber ganado la carrera.

En contraste con otros corredores que entrenan durante todo el año, hacen estiramientos antes de empezar, conservan medidamente su ritmo y saben cuándo acelerar y cuando ahorrar fuerzas, los rarámuris simplemente parecen desplazarse como si flotaran sobre el asfalto, pero eso sí, sus pies van protegidos solamente por los huaraches que calzan en la sierra, una suela de llanta o caucho amarrada con una larga tira de cuero que va desde el pie hasta la pantorilla.

Lorena Ramirez

Entre los corredores rarámuri que han adquirido cierta “fama” a últimas fechas encontramos a Arnulfo Quimare quien ha ganado en tres ocasiones la Ultramaratón de las Barrancas del Cobre, Miguel Lara quien ha sido vencedor en dos ocasiones del Ultramaratón de los Cañones. También destacan los hermanos Ramírez: Lorena y Mario originarios de Rejogochi, un pueblito de las Barrancas del Cobre que han corrido ultramaratones como el Ultra Trail Cerro Rojo en Puebla o la Cajamar Tenerife BlueTrail en España, para ellos correr es una forma de salir adelante y obtener mejores condiciones de vida en su natal Chihuahua.

El pinole como fuente de energía

Raramuri 2

Luis Alberto Vargas Guadarrama, investigador de la UNAM que intenta entender las razones por las cuales los rarámuris corren comenta lo siguiente:

La carrera tiene un componente ideológico y de cosmovisión que aún no se ha esclarecido, pero todo parece indicar —porque no hay fuentes históricas— que está muy relacionada con el Sol, el cual es representado en la bola pateada por los corredores mientras se desplazan, lo que podría representar el tránsito del astro a través del cielo y relacionarse con situaciones hidrológicas muy profundas.

Dentro de sus investigaciones han encontrado que el pinole, una bebida de maíz tostado, es capaz de proporcionar a los corredores la energía necesaria para correr durante largas horas, aparentemente sin agotarse, también existe otra bebida, el izquiate que está hecho con agua, jugo de limón, chía y azúcar que parece tener también propiedades energéticas, que ayudan a una persona a recuperar la fuerza y continuar, así lo relata el libro “Nacidos para Correr” de Christopher McDougall:

“Pero luego de satisfacer mi hambre y mi sed con un poco de izquiate, enseguida sentí que recobraba las fuerzas y, para mi propio asombro, escalé la cumbre sin demasiado esfuerzo. Después de esto, siempre encontré en el izquiate un amígo solícito, tan refrescante y reconstituyente que quizá debería reivindicarlo como un descubrimiento”.

Diversos estudios, especialmente uno conducido por Daniel Lieberman y otro por la firma de zapatos deportivos Nike, han llegado a la conclusión de que parte del motivo por el cual los tarahumaras puedan recorrer grandes distancias sin cansarse ni lastimarse es el calzado que utilizan, y es que si vemos los tenis que usan normalmente los corredores vemos que son grandes, pesados, acolchados y con un sinfín de características que en lugar de ayudar a mantener la salud de los pies durante la carrera, son responsables de muchas lesiones a las que se enfrentan los corredores.

De hecho, al descubrirse que los huaraches ayudaban a los tarahumaras, se vino una oleada de corredores mínimamente calzados o que de plano corrían descalzos, con la idea de mitigar las lesiones, pero pocos tomaron en cuenta, que los pies están acostumbrados desde hace tiempo a cubrirse con calzado más especializado.

La vida entre las Barrancas del Cobre, un cañón más profundo que el Cañón del Colorado no es fácil, precisamente eso es lo que ha curtido a los atletas rarámuris, que sin tener un entrenamiento profesional pueden batir a otros en maratones y ultramaratones, siempre y cuando les permitan competir en huaraches, porque así es como están acostumbrados, así es como han podido dominar los riscos en los que viven, así se transportan porque en esas áreas pocos automóviles pueden desplazarse, porque para ellos la vida es correr, y en cada zancada respiran vida.

XATAKA

 

Comments

comments