Rafael Amaya, cuantas quisiéramos volar con este señoron | La Opinión de Poza Rica