¿Qué estamos consumiendo?

Tuxpan, Ver.- Hasta hace poco el maíz amarillo que llegaba de Estados Unidos era usado para alimentar el ganado y los cerdos, sin embargo, debido a su fácil adquisición, se ha incrementado su utilización en la elaboración de harina para tortillas, cereales para el desayuno y frituras de reconocidas marcas.

Consumir maíz que antes era para los animales, tal vez no sea tan malo, lo que sí es serio y peligroso, es que esos granos son transgénicos y son cultivados utilizando fertilizantes y agroquímicos altamente tóxicos.

Mensualmente llegan al puerto de Tuxpan,  procedentes de la Costa Este de Estados Unidos, un promedio de 100 mil toneladas de granos agrícolas. El año pasado se importaron por este mismo puerto 1.08 millones de toneladas, de las 16 mil, que se estima fueron traídas a México, desde los estados de Iowa, Illinois, Indiana, Nebraska, Kansas, Minnesota, Misuri, Wisconsin, Michigan, Kentucky y las dos Dakota.

Antes, los veracruzanos éramos autosuficientes en la producción de maíz blanco, pero hoy, solo producimos el 5% del volumen nacional. La industria de la tortilla trata de abaratar los costos utilizando harina de maíz, granos que casi siempre vienen de Estados Unidos.

En estos momentos, el precio promedio del kilo de maíz blanco es de $6.00, mientras que el maíz amarillo es menor a los $4 pesos. Para la cosecha 2017-2018, el precio del maíz amarillo en Estados Unidos será de unos 190 dólares la tonelada, unos $3,4220 pesos.

El sector agropecuario seguirá siendo el principal comprador de maíz amarillo, pero, el sector almidonero, harinero y los fabricantes de cereales y botanas, incrementarán sus compras en un 19 por ciento, tan solo el próximo año.

La próxima vez que compremos tortilla o desayunemos cereal, estaremos consumiendo maíz transgénico cultivado en Estados Unidos. Al final, el maíz que antes consumían las reses, pollos y cerdos, no sabe tan mal, siempre y cuando llegue procesado en cajas que digan “Corn Flakes” o en bolsas de botanas.

Comments

comments