Puebla suma 44 muertos; el lunes vuelven a clases

Puebla, Pue.- Al fallecer una niña de seis años en el Hospital Ángeles, donde estaba internada desde ayer tras caerle encima la barda de su escuela durante el sismo del pasado martes, ascendió a 44 la cifra de muertos.

El gobernador José Antonio Gali Fayad viajó a Atzala, con el fin de dar el pésame personalmente a las tres familias que perdieron a 11 de sus integrantes cuando el temblor derrumbó parte de la nave principal del templo consagrado a Santiago Apóstol, donde participaban en el bautizo de una niña que se llamaría Elideth, quien también perdió la vida en este evento.

En esta comunidad cañera, Gali Fayad reportó  que el movimiento telúrico dejó 105 heridos y 18 personas desaparecidas, además de mil 700 viviendas con algún tipo de daño, 213 escuelas con fracturas y otros 120 planteles que deben ser reutilizados con extrema precaución.

Cabe destacar que la Secretaría de Educación Pública (SEP) suspendió las clases toda la semana en 10 entidades del país, incluido Puebla, lo que fue emulado por instituciones de nivel superior, tanto públicas como privadas.

DESPIDEN A FAMILIARES

Atzala, Pue.— Éste que es uno de los municipios más pequeños del estado llora a sus muertos: 11 personas que quedaron enterradas bajo la cúpula de la Iglesia de Santiago Apóstol, que cayó en plena misa de bautizo sobre los fieles, a consecuencia del sismo de 7.1 grados en la escala de Richter que vistió de luto a todo México.

Las estructuras del recinto religioso, que data del siglo XVII, enterraron a integrantes de dos familias, la Torres Escamilla y la Villanueva, que no pudieron hacer nada para escapar de los bloques de concreto que se desprendieron a 10 metros de altura.

Martín Villanueva, quien venía llegando al pueblo cuando comenzó el movimiento telúrico, perdió en un instante a seis integrantes de su familia.

“Murió mi mamá, dos hermanas, dos sobrinos y un cuñado”, señaló desconsolado. La despedida de los difuntos se realizó ayer por la tarde con la celebración de una misa en un espacio al aire libre.

EXCELSIOR

Comments

comments