Prisión preventiva a los ex jefes de Fuerza Civil

Luego de tres días de audiencia, finalmente la Fiscalía General del Estado logró concluir la imputación contra el ex secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez; sus mandos policiacos José Óscar Sánchez Tirado y Roberto González Meza, así como otros 16 ex elementos de la Fuerza Civil; todos recibieron como medida cautelar la prisión preventiva oficiosa en lo que dura el proceso penal en su contra.

El fiscal Jorge Winckler y el fiscal especializado en personas desaparecidas Luis Eduardo Coronel concluyeron la imputación y explicaron el modus operandi desde la Secretaría de Seguridad Pública para desaparecer a 15 personas.

Resaltaron que en el gobierno anterior existió una política de llevar a cabo la detención de personas que pudieran parecer sospechosas, y en caso de encontrarles alguna posible relación con el crimen organizado, en particular con Los Zetas, su destino sería la detención ilegal, interrogatorio a base de tortura y finalmente la desaparición.

Dentro de la audiencia se dio a conocer que la Fiscalía cuenta con 86 datos de prueba que integran la carpeta de investigación, entre los cuales resaltan las declaraciones de 7 testigos protegidos, entre los cuales se presume pudiera haber sobrevivientes y ex policías que participaron en estos abusos.

Los 15 casos de personas desaparecidas que hasta el momento la Fiscalía General del Estado tiene son los siguientes:

éctor Campos Cornelio de 16 años y Celia de la Cruz Luján de 17 años, ocurridos en Jilotepec el 10 de febrero, quienes fueron aprehendidos por la Fuerza de Reacción de la Secretaría de Seguridad Pública el 13 de junio de 2013, por elementos a cargo del comandante Manuel Trujillo Rivera.

Luego de que se les encontró en su celular supuestamente mensajes sobre los movimientos policiacos los llevaron al “punto de entrega”, que era el puente debajo del retorno de Las Trancas, donde un grupo clandestino llamado Fuerza Especial era el encargado de recibirlos y trasladarlos a la Academia de El Lencero, de donde ya nunca se supo nada de estas personas.

Esta fue la forma en que operaron en cada uno de los casos, primero personas detenidas por la Fuerza de Reacción, y al obtener algún indicio de participación con Los Zetas, eran entregados a la Fuerza Especial, la cual se encargaba de la tortura y desaparición.

Previo a la desaparición, siempre eran notificados mandos superiores como Arturo Bermúdez Zurita, José Nabor Nava Holguín y José Óscar Sánchez Tirado, quienes avalaban proceder contra los detenidos sin ponerlos a disposición del Ministerio Público.

En cada caso, se levantó una tarjeta informativa dirigida a los mandos superiores, las cuales obran en poder de la Fiscalía General del Estado como parte de la carpeta de investigación.
Los otros casos donde ocurrió lo mismo fue el de Antonio Morales Marín, de 22 años, detenido el 1 de junio 2013 frente a la Sefiplan.

Bibiana Hernández Moguel, de 17 años, detenida el 30 de mayo de 2013 cuando estaba sentada afuera del Cbtis de Banderilla.

Uriel Hernández Vega, de 18 años, fue detenido el 16 de mayo de 2014 en el municipio de Banderilla a la altura de El Gallito.

Jorge Leal Amaro y Liborio Hoyos Casteñeda, de 20 años cada uno, fueron detenidos en el municipio de Coacoatzintla el 14 de mayo de 2013.

Alberto Huerta Acosta, de 23 años, fue detenido el 30 de abril de 2013 en las inmediaciones de la Sefiplan. También ese mismo día fue detenido José Ulises Martínez sobre la avenida Xalapa en uno de los camellones.

José de Jesús Martínez del Ángel, de 21 años, fue detenido el 28 de abril de 2013 a la altura de El Gallito en el municipio de Banderilla.

Héctor de Jesús Hoyos Barradas, de 16 años, fue detenido cuando circulaba en un automóvil en la comunidad de El Rosario, perteneciente a la comunidad de Rafael Lucio el pasado 10 de febrero de 2013.

Carlos Alberto Ruiz Barbadillo y Humberto Ruiz Barbadillo fueron detenidos a bordo de un taxi en la colonia Revolución el pasado 23 de junio de 2013.

José Cruz Peralta Nava, de 19 años, fue detenido en la avenida Lázaro Cárdenas, cerca de Plaza Cristal el pasado 20 de agosto de 2013.

Finalmente, Andrés Aguilar Marín fue detenido a bordo de su taxi en la calle Poeta Jesús Díaz en el centro de Xalapa, en mayo de 2013, cuando viajaba junto a una integrante de la Secretaría de Seguridad Pública de nombre Jacqueline Espejo Moctezuma, quien sí logró ser liberada.

Comments

comments