Poza Rica y su época de oro

Durante la época de oro de Poza Rica el flujo de dinero era muy grande y se tenía una plantilla estimada directa en Pemex de casi 5 mil trabajadores, y el dinero que fluía atrajo comercio de primer nivel.

En Poza Rica se llegaron a establecer grandes franquicias como Sears y Dairy Queen, y el flujo de capital era visible también por la cantidad de bancos que existían, “La impresión inmediata era de confort”, expuso José Luis Rodríguez Badillo, escritor e historiador de Poza Rica.

Para el escritor, la impresión inmediata de Poza Rica era de confort, ya que una de las muestras de la calidad de vida lo demuestra la cantidad de bancos que había, pues se podía observar la riqueza de una ciudad y un pueblo, sin conocerlo.

Definitivamente Poza Rica en la década de los 40 a 60 tuvo la época de oro, a partir de los 50 surge de entre la vox populi el término que se acuña y se difunde por periódicos y revistas como “La capital petrolera de México”, compartió Badillo.

Cuando Poza Rica solicitó ser municipio libre, entre los factores determinantes fue la composición social, ya que se hablaba de un mercado importante donde había 3 bancos, entre ellos el Banco de México, de Tuxpan, así como el de las Huastecas.

Todavía en 1977 un trabajador petrolero cobraba un buen aguinaldo y fondo de ahorro, que le alcanzaba para ir a cobrar su cheque a una agencia y todavía le regresaban cambio en efectivo, “No había tanto problema, ser trabajador petrolero era una garantía, incluso para quienes trabajaban en compañías para Pemex”, afirmó el historiador.

Sin embargo, la caída comenzó con el descubrimiento de Cantarell, que se reflejó ya en la década de los años 80, cuando la inversión comenzó a canalizarse a esa zona del país, expone Badillo.

Actualmente, el periódico La Opinión ha lanzado la iniciativa Por Poza Rica, que busca poder conjuntar a toda la sociedad civil y comercial para poder retomar el camino hacia la bonanza y generar una mejor calidad de vida.

Comments

comments