Piden justicia para taxista

Luego de que fuera identificado por su esposa, el taxista Sergio Calderón Bautista, de 31 años, fue sepultado la tarde de ayer, acompañado por colegas taxistas, amigos y familiares. En medio de llanto, cantos y rezos, sus restos fueron depositados en una cripta del cementerio de la Santísima Trinidad.

Calderón Bautista fue asesinado la madrugada de este martes y su cuerpo fue hallado en la cajuela del taxi número 29, mismo que se encontraba en el fraccionamiento Xanath 2. Por este hecho su familia y amigos han demandado se haga justicia, logrando esclarecer su homicidio, mismo que conmocionó al gremio transportista.

El hoy occiso ha sido descrito como una persona tranquila, que no tenía problemas, el cual se dedicaba a trabajar en el sitio de taxis de la calle 5 de Mayo, donde era ampliamente conocido por la amabilidad con que trataba a sus pasajeros, actitud que le valió para que en su último adiós una gran cantidad de personas lo acompañaran hasta su última morada.

De acuerdo a información obtenida por La Opinión, la Fiscalía sigue la línea pasional, sin embargo se ha determinado que el homicidio se registró en un sitio distinto a donde se localizó el cuerpo, ya que este se encontraba lleno de tierra, con visibles huellas de tortura, una lesión en el cráneo y al menos cuatro heridas de arma blanca en el cuello, las cuales terminaron por segarle la existencia.

Posterior al hecho, el cuerpo ensangrentado fue subido a la parte trasera del automóvil que conducía, llevado hasta el sitio donde fue localizado por policías municipales y finalmente depositado en la cajuela, donde personal de Servicios Periciales lo localizó. La investigación podría complicarse, ya que en su declaración la esposa del finado no aportó datos de relevancia.

Comments

comments